¿Es obligatorio tener un seguro de hogar?

Tu casa es el escenario principal de tu vida. El espacio donde compartes la mayor parte del tiempo con los tuyos. Sin duda, un lugar muy importante cargado de valor emocional y que supone una gran inversión económica. Y en tu casa, como en cualquier otra, pueden ocurrir millones de imprevistos: una tubería que se rompe, una gotera que inunda el baño, humedades, un robo… En definitiva, situaciones incontrolables que descontrolan tu bolsillo. Quizás por ello, 7 de cada 10 personas en nuestro país contratan un seguro de hogar , buscando proteger lo que les protege. Pero, y si tú no lo haces, ¿estás obligador por ley a tener un seguro de hogar?

La respuesta es no. Pero con matices que vamos a aclarar. Porque a diferencia de otro tipo de pólizas, como la de coche o moto, contar con un seguro de hogar no es obligatorio, salvo que tu vivienda esté hipotecada o, que te sea exigido en un contrato de alquiler.

¿En qué circunstancias es obligatorio disponer de un seguro de hogar?

Como decíamos, en caso de que tu casa cuente con una hipoteca, sí habría que asegurarla obligatoriamente tal y como establece el Real Decreto 716/2009 en su artículo 10, haciéndolo al menos contra los daños derivados de incendio. Es decir, un seguro de hogar que incluya la cobertura de protección básica. Ahora bien, ¿es necesario tener contratado tu seguro con la misma entidad bancaria con la que tienes la hipoteca?

En el pasado muchos bancos obligaban a sus clientes a contratar con ellos el Seguro de Hogar como condición para concederles la hipoteca, e incluso incluían la póliza bajo el pretexto de abaratar el precio de dicho crédito. Sin embargo, a finales de 2013 el Parlamento Europeo aprobó la primera Directiva Europea sobre Hipotecas, mediante la cual se prohibía expresamente la vinculación entre seguros y préstamos hipotecarios, por lo que a día de hoy tienes total libertad para escoger tu compañía aseguradora sin que tenga que ser la ofrecida por el banco.

Y como decíamos, la otra situación en la que te puedes ver obligado a contratar un seguro de hogar, o mejor dicho, un seguro para inquilinos es que forme parte de las condiciones impuestas en el contrato de alquiler y al tratarse este de un documento privado, queda en tus manos aceptar o no dicha cláusula.

Cómo desvincular el seguro de hogar de la hipoteca

Resulta que en su momento contrataste tu seguro de la mano de la hipoteca. Y ahora quieres desvincularlo del banco para elegir otra compañía. ¿Cómo debes proceder?

  • 1. Lo primero que debes hacer es conocer la fecha de caducidad de tu actual póliza y avisar al banco con al menos un mes de antelación de que quieres cancelarla. De no hacerlo, tu seguro se renovará automáticamente. Ten en cuenta que tu banco puede o no avisarte con antelación de la renovación, por lo que debes informarte.

  • 2. Presenta al banco toda la documentación relativa al nuevo seguro, el cual debe cubrir las mínimas coberturas exigidas. Además, tu entidad financiera debe figurar como beneficiario en tu nuevo contrato. Para evitar problemas en este punto, pide a tu nueva aseguradora que tu seguro entre en vigor el mismo día que caduca tu antigua póliza.

Pero cuidado. Tengo que avisarte de que esté proceso puede no ser tan fácil como parece, ya que seguramente, muchas de las condiciones de tu préstamo hipotecario estén vinculadas a tu actual póliza de hogar. ¿Esto qué significa? Que realizar este cambio de compañía puede hacerte perder la bonificación del diferencial del tipo de interés, así que, antes de tomar cualquier decisión, revisa al detalle las condiciones de tu hipoteca.

En cualquier caso… ¿Es recomendable disponer de un seguro de hogar?

Imaginemos ahora que ya tienes tu casa pagada o que no está vinculada a una hipoteca. Independientemente de que sea tu casa principal, o una segunda vivienda que usas para las vacaciones, ¿por qué deberías asegurarla?

En primer lugar, por el valor económico de la misma, suficiente motivo para evitar correr riesgos. En segundo, porque como señalábamos al principio de este artículo, se trata de un lugar fundamental en tu día a día, por lo que cualquier problema que pueda surgir afectará a tu rutina. Y a todo ello, sumamos las pertenencias personales que guardas en su interior… Pregúntate: ¿quién no ha tenido alguna vez goteras? ¿Humedades? ¿Cuántas noticias de robos aparecen cada verano? ¿Y si los electrodomésticos fallan? La respuesta es que sin un seguro, ante cualquiera de estas situaciones, los gastos correrán de tu parte y serán notablemente más elevados que el precio a pagar por tu póliza.

Y en tercer lugar, porque también pueden darse situaciones de las que involuntariamente seas culpable y que afecten a otros pisos. Para todos estos casos, tu seguro responderá por ti con la Responsabilidad Civil.

Pero, ¿y si no es mi casa?, ¿y si vivo de alquiler? Igualmente es recomendable contar con un seguro que proteja ante todo tu contenido, es decir, tus pertenencias. Y por supuesto, también incluya la Responsabilidad Civil, para cubrirte frente a siniestros de los que seas culpable, como una posible inundación, y que afecten a otros vecinos.