Algunas claves para realizar una conducción más segura en tu moto

En España hay 3 millones de motos en circulación. Son un 18% más que hace 10 años. Sin duda, una estadística que demuestra el crecimiento exponencial de este medio de transporte. La fidelidad y el nacimiento de nuevos moteros y motoristas alimentan cada año el número de desplazamientos sobre dos ruedas. Y es que estamos ante un vehículo mucho más económico y práctico que el coche, sobre todo a la hora de evitar los atascos de la ciudad.

Pero por desgracia, este crecimiento también viene acompañado de un mayor número de accidentes, que a falta de un chasis que proteja en la caída, deriva casi siempre en lesiones directas para el motorista. Por ello, tomar una serie de precauciones y adquirir buenos hábitos se convierte en una obligación cuando se va moto. Pero ¡ojo!, no solo es tarea de los que van sobre dos ruedas, sino que es extensible al resto de vehículos. Recordar que todos convivimos en una misma vía.

Entonces, ¿qué medidas deben tomar las motos y el resto de vehículos para que la seguridad se vea reforzada? Vamos en primer lugar con algunos consejos de equipamiento y conducción para moteros.

Equipamiento-motero-seguridad-vial-motos

Equipamiento

  • Parece evidente y repetitivo pero siguen dándose casos de accidentes donde el motorista no lleva el casco. Su uso es fundamental, sea cual sea el trayecto y su duración. No es concebible subirse a una moto sin el casco. A su vez, se recomienda que este tenga un color llamativo, para que se nos vea mejor. De no ser así, se permite el uso de pegatinas reflectantes sobre el mismo.

  • Igualmente importante es llevar traje de protección, junto con guantes y botas. Hay que recordar que en caso de impacto será directamente nuestro cuerpo quien reciba las consecuencias. Tener un equipo adecuado nos ayuda a prevenir posibles quemaduras, roces y lesiones.

  • Revisar con frecuencia el estado de la moto: sus frenos, las luces, la suspensión, neumáticos, nivel de aceite…

Conducción

  • Circular de forma previsible, esto implica evitar bandazos o ir de un carril a otro constantemente sin mantener una trayectoria fácil de intuir para el resto de conductores.

  • Llevar siempre la luz de cruce encendida, incluso de día.

  • Cuando se realice un giro o maniobra es fundamental indicarlo con los intermitentes e incluso, si es posible, mediante gestos.

  • En curvas es preferible cogerlas lento para salir rápido. Una vez dentro de la curva es mejor acelerar que reducir la velocidad, pero nunca cogerla acelerando.

  • Evitar pegarse a los vehículos de mayor tamaño, como autobuses, furgonetas o camiones, para tener la mayor visibilidad posible del horizonte.

  • Respetar los límites de velocidad, que aunque parezca algo lógico, en muchas ocasiones se sobrepasan. Cuando se vaya a alta velocidad, como en autovías, es recomendable agacharse un poco, inclinarse hacia adelante para evitar el aire.

  • Reduce velocidad a la salida y entrada de túneles, pues son instantes en los que el cambio de luz te puede cegar. Toma como referencia los pilotos de los coches delanteros y no cambies de carril.

  • En cuesta abajo coloca tu cuerpo lo más atrás posible, para restar peso al tren delantero.

Pero como decíamos al comienzo de este artículo, no toda la seguridad sobre la moto depende de los propios moteros, también es trabajo de los conductores de cuatro ruedas, sean coches o vehículos pesados. ¿Qué pueden hacer ellos para garantizar una convivencia mejor sobre el gris?

  • Mirar dos veces por los retrovisores antes de realizar un giro. Fundamental asegurarse de que no hay ninguna moto en ángulos muertos.

  • Indicar todas las maniobras con suficiente antelación. Clave el uso de intermitentes.

  • Con la moto se ha de mantener una distancia de seguridad mayor que sobre cualquier otro vehículo. Al pesar menos, la moto puede frenar en menos tiempo.

  • Cuando se adelanta una moto es necesario dejar una distancia lateral de 1,5 metros aproximadamente.

Top