4 razones por las que contratar un seguro de hogar

Razones contratar seguro hogar

Como muy probablemente sabrás, en nuestro país no se considera obligatorio, desde un punto de vista legal, la contratación de un seguro de hogar para contribuir a la protección integral de tu vivienda y los enseres que se encuentran en su interior.

Únicamente en el caso de que tu vivienda haya sido adquirida a través de un préstamo hipotecario, y la entidad financiera lo considere pertinente, podrá exigirte que contrates un seguro de hogar, con el fin de proteger así el bien asociado a la deuda contraída, aunque es preciso aclarar que tendrás plena libertad para elegir la compañía y el seguro que consideres más adecuado a tus intereses.

No obstante, aunque se trata de una decisión totalmente voluntaria, existe un gran número de razones que justifican sobradamente la importancia de contratar un seguro de hogar, tanto si cuentas con una vivienda en propiedad como si has tomado la decisión de residir en un inmueble a través de la formalización de un contrato de alquiler.

Protege tu inversión

En primer lugar, el hecho de contratar un seguro de hogar te permitirá garantizar la protección de algo tan importante para ti como es tu vivienda y los diferentes objetos de valor con los que compartes tu día a día.

En el caso de que hayas adquirido una vivienda en propiedad, debes tener presente que esta es, sin duda, una de las inversiones más importantes que realizarás a lo largo de tu vida, por lo que lo más recomendable es que le otorgues la protección que merece.

Para hacerte una idea de la importancia de este aspecto basta con reflexionar sobre el esfuerzo económico que te ha supuesto, o te está suponiendo, la adquisición de tu vivienda, y los diferentes riesgos que pueden poner en riesgo esta inversión, frente al coste, bastante asequible, de contratar un seguro de hogar.

Protege tus objetos de valor y recuerdos

Con independencia de que residas en una vivienda en propiedad o alquilada, tu hogar no solo son las cuatro paredes que te rodean, sino toda una serie de pertenencias, objetos de valor y recuerdos que has decidido que estén junto a ti allá donde vayas.

En base a este aspecto, contratar un seguro de hogar te ayudará a que todos estos objetos de valor, tanto económico como sentimental, estén convenientemente protegidos frente a aquellos imprevistos que puedan afectarles.

Protege tu bienestar y calidad de vida

Otro factor muy a tener en cuenta en relación a la decisión de contratar o no contratar un seguro de hogar residirá en la posibilidad de hacer frente a posibles incidencias inesperadas, como pueden ser averías o daños con un origen muy diverso, como condiciones meteorológicas adversas, problemas provocados por las conducciones de luz y agua o, incluso, actos vandálicos, por citar solo algunos ejemplos.

Contratar un seguro de hogar te permitirá tener la tranquilidad de que, si sucede algún hecho inesperado que pueda afectar a tu bienestar o a la habitabilidad de tu vivienda, y este supuesto se encuentra incluido dentro de las coberturas para el hogar que has decidido contratar, contarás con los medios necesarios para subsanarlo de forma inmediata y sin que suponga ningún coste para tu bolsillo.

Incrementa tu protección frente a terceros

Para finalizar con esta reflexión, es conveniente que tengas presente que una posible avería en tu vivienda, o cualquier otro desperfecto asociado a tu inmueble, puede desembocar en la generación de daños involuntarios a otras personas, inmuebles u objetos.

Así, si se produce una rotura de la conducción de agua de tu hogar, que circula por debajo del suelo del inmueble, o si se desprende una teja o una maceta de tu balcón, estos daños no te afectarán a ti o a tu vivienda de forma directa, pero sí que pueden ocasionar problemas en el piso de abajo, en una persona que circule por la calle en ese momento o en un coche que se encuentre estacionado en la vía pública.

En caso de que esto ocurra, estarás expuesto a la necesidad legal de reparar los daños provocados, o afrontar el coste de una indemnización económica en favor de la persona afectada si decide interponer una denuncia o una demanda judicial.

Ante este riesgo, no cabe duda de que disponer de un seguro de hogar es una de las mejores soluciones que tienes a tu alcance, ya que será tu compañía aseguradora la que se hará cargo de este coste si el supuesto causante se encuentra incluido en las coberturas y garantías de tu seguro de hogar.