¿Cómo elegir tu seguro médico?

A la hora de elegir tu seguro de salud, existen tres conceptos que marcan la diferencia: copago, hospitalización y reembolsos. A continuación, los definimos brevemente, para después ayudarte a tomar una decisión con cada uno de ellos.

  • Copago: tener o no tener copago, es valorar si prefieres pagar siempre lo mismo por tu seguro, o que el coste se adapte y varié en función del uso que hagas de tu póliza.

  • Hospitalización: se trata de preguntarse si quieres tener incluido en tu seguro los ingresos médicos, quirúrgicos o mismamente, por maternidad. O si por el contrario, prefieres acotar tu cobertura a consultas, pruebas diagnósticas y tratamientos.

  • Reembolso: con el reembolso, cuando acudas a un profesional que se encuentre fuera del Cuadro Médico de la Compañía, esta te lo cubre devolviéndote hasta el 90% del coste del servicio de dicho especialista.

estetoscopio artículo Guía para elegir tu seguro médico

El copago en el seguro de salud

Primer filtro: el copago. Un concepto que guarda relación directa con el apartado económico. ¿Y qué posibilidades tienes en este sentido? Te las cuento:

  • Si eliges copago cada vez que hagas uso de determinados servicios asociados a tu seguro o pases consulta médica, tendrás que asumir una parte del coste de dicha cita. Por lo general, dicho importe a pagar suele ser poco elevado, ya que lo compartes con la aseguradora. A cambio de este acuerdo, la cuota fija de tu seguro será más barata. Por lo tanto, ¿cómo saber si te compensa contratar un seguro con copago? Plantéate cuántas veces has acudido al médico en el último año. Si has ido con poca frecuencia, esta opción es perfecta para contratar tu seguro a un precio más económico.

  • Si eliges sin copago solo pagarás la cuota anual fija de tu seguro, independientemente del uso que hagas del mismo o de las veces que vayas al médico. Con las modalidades sin copago el precio ya está cerrado y no dependerá de cuánto uses tu seguro. Sin duda es la opción ideal si asumes pagar un poco más de prima anual, pero a cambio sabes que tu aseguradora cubre de antemano el 100% del coste de los servicios.

El seguro médico con hospitalización

La hospitalización es sin duda una de las coberturas diferenciales a la hora de segmentar la búsqueda del seguro de salud. Se trata de una garantía destacada que las aseguradoras tienen en cuenta en la definición del producto. Ahora pregúntate, ¿qué importancia le otorgas tú a disponer de este servicio? Para poder decantarte te cuento en qué consiste.

  • Con hospitalización podrás quedarte ingresado en un centro hospitalario perteneciente al cuadro médico de la compañía siempre que te sea necesario, sin límite de días e independientemente de la causa de dicho ingreso (quirúrgico, pediátrico, maternidad…) A su vez, la aseguradora corre con todos los costes de dicho ingreso, como pueden ser los gastos de quirófano, anestesias, medicamentos o curas. Además, la hospitalización por lo general y salvo falta de disponibilidad se realiza siempre en habitación individual con aseo y cama de acompañante. Como “contra”, los seguros con hospitalización suelen ser más caros que los que no la incluyen.

  • Sin hospitalización tu seguro será más económico, pero se limitará a un uso de consultas, tratamientos y pruebas diagnosticas. Es decir, en caso de requerir una operación quirúrgica, un simple ingreso médico o asistencia por parto, deberás acudir a la sanidad pública, pero como te decía, a cambio el precio de tu seguro será más bajo.

Tu seguro de salud, ¿con o sin reembolso?

Cada aseguradora cuenta con su propio cuadro médico, es decir, el listado de profesionales, especialistas y centros a los que puedes acudir con tu seguro. Pero, ¿qué ocurre si prefieres pasar consulta con un médico privado que se encuentra fuera de este listado? Pues que tendrás que asumir los costes de dicha consulta excepto, si tu seguro incluye reembolso.

  • Con reembolso la aseguradora te devuelve hasta el 90% de los gastos de la factura cuando acudas a un especialista que se encuentre fuera de su cuadro médico. Fruto de ello, el precio a pagar por tu seguro suele ser más elevando con respecto a una modalidad que prescinde del reembolso.

  • Sin reembolso tú asumes la totalidad de los gastos cuando acudas a un profesional que no pertenezca al cuadro médico de la compañía. Pero la realidad es que esta situación no es habitual, ya que por lo general el listado de centros y profesionales adheridos a la aseguradora suele ser muy amplio y satisface cualquier necesidad que puedas tener. Por ello, las modalidades sin reembolso son las más habituales.

¿Sabías que el Cuadro Médico de Caser se extiende a lo largo de todo el país y está compuesto por más de 13.000 clínicas y 45.000 profesionales de diferentes especialidades?

Compara los Seguros de salud Caser en base a estos tres conceptos

MODALIDAD

COPAGO

HOSPITALIZACIÓN

REEMBOLSO

Inicia
Inicia NO NO
Médica
Médica NO NO
Adapta + Dental
Adapta + Dental NO NO
Activa
Activa NO
Integral
Integral NO
Prestigio
Prestigio NO
 
 

Cómo contratar tu seguro Caser