¿Qué cubre un seguro de coche a terceros?

Cuando eres propietario de un vehículo estás obligado por ley a contratar y tener en vigor un seguro que cubra, al menos, tu Responsabilidad Civil. La modalidad de seguro de coche a terceros cumple con este requisito y además, supone la opción más económica para el conductor. Pero, ¿hasta dónde te cubre? Te contamos las principales garantías que incluye.

1. La Responsabilidad Civil Obligatoria

Como decíamos unas líneas más arriba, está prohibido circular sin al menos contar con esta cobertura. Con ella cubrimos los daños, tanto materiales como físicos, que podamos causar a terceras personas, cuando seamos responsables de un accidente de tráfico. Entendemos como daños materiales todos los desperfectos producidos en otros vehículos, y como físicos, las lesiones que puedan sufrir las demás personas implicadas en el siniestro, a excepción del conductor del vehículo responsable.

Respecto al límite económico que asume para estos casos la compañía, varía dependiendo de si son daños personales o materiales, pero siempre la cuantía estará fijada por la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor.

2. La Responsabilidad Civil Voluntaria

Se entiende como una ampliación de la Responsabilidad Civil Obligatoria, es decir, sumar mayores límites económicos a los ya impuestos por Ley, por si a la hora de cubrir las indemnizaciones pertinentes cuando seamos responsables de un accidente, estos no fueran suficientes. En este caso, sí depende de la compañía el límite económico a establecer.

3. Asistencia en viaje

La asistencia en viaje actúa en situaciones de avería o accidente. Para estos casos debes ponerte en contacto con la compañía, que a la mayor brevedad posible enviará al punto en el que te encuentres la asistencia que requieras. No todas las aseguradoras te cubren la asistencia en carretera con el seguro a terceros, sin embargo, en Caser sí lo hacemos y además, desde el km.0 y las 24 horas del día. Respeto a las prestaciones ofrecidas, relativas al vehículo, te damos asistencia mecánica “in situ” y cuando no sea posible reparar tu coche al instante, cubrimos los gastos de remolque hasta el taller e igualmente, si está inmovilizado nos hacemos cargo de la organización del rescate. Respecto a las prestaciones relativas al conductor y ocupantes, cubrimos el transporte de heridos, la búsqueda de equipaje extraviado y el desplazamiento de acompañantes o familiares en caso de hospitalización.

4. Defensa Jurídica

Los seguros de coche a terceros también te cubren ante procesos judiciales. Y es que en ocasiones los accidentes van más allá, con reclamaciones que terminan en juicio. Con esta cobertura, la aseguradora asume los gastos del proceso y pone a tu disposición diferentes servicios legales y honorarios a la hora de contratar un abogado. Además, la cobertura te da también asistencia jurídica telefónica para resolver cualquier duda relacionadas con multas y otros servicios.

Vistas las garantías generales del seguro a terceros, es cierto, que al estar ante la tipología más básica, el nivel de protección y coberturas es inferior a las que te puede dar un todo riesgo, sin embargo, en Caser contamos con tres modalidades de seguro a terceros, que te permiten ampliar el grado de protección, sin necesidad de tener que pagar una prima elevada. Dichas modalidades son:

  • A terceros básico, que cuenta con la Responsabilidad Civil Obligatoria por ley y también la voluntaria.

  • A terceros + lunas, que te incluye la cobertura de rotura de lunas y también los daños derivados por incendio.

  • A terceros completo, que a las coberturas de las dos modalidades anteriores suma el robo, una garantía diferenciadora y muy a valorar si tu coche duerme en la calle.

¿Para quién son los seguros de coche a terceros?

dibujo sobre cristal empañado artículo ¿Qué cubre un seguro de coche a terceros?

A la hora de contratar tu seguro de coche existen numerosos factores que influyen en la elección de la modalidad ideal. ¿Cómo saber si a tu coche y a tu perfil como conductor, la opción que más le conviene es la del seguro de coche a terceros? Te damos una serie de claves a tener en cuenta.

  • Es la elección ideal si tu vehículo tiene ya varios años o es de segunda mano, y no compensa incluir coberturas que cubran su pérdida y aumenten el coste de la póliza. En este caso también cobra especial importancia el valor venal, que a partir del tercer año de antigüedad del coche se reduce de forma notable, lo que hace que las indemnizaciones que puedas percibir tras un siniestro sean mucho más bajas.

  • Es la opción más económica, por lo que si te aprieta el bolsillo, has de saber que es la modalidad más barata. Aun así, lo más recomendable es que calcules el precio de tu seguro de coche, para que analices y puedas comparar a cuánto ascendería la prima entre las diferentes opciones a terceros y un todo riesgo.

  • Si usas poco tu coche, el riesgo al que te expones será menor y por lo tanto conviene asumirlo adquiriendo un seguro a terceros.

  • Cuando tienes plaza de garaje tu coche cuenta con mayor protección de por sí: está menos expuesto al robo, golpes y desgaste. Para estos casos puedes prescindir de algunas coberturas propias de los todo riesgo y recurrir al seguro de coche básico.

¿En qué situaciones estaré descubierto con un seguro de coche a terceros?

Una vez visto que cubre el seguro de coche a terceros y también cuáles son las circunstancias ideales para contratarlo, toca conocer la otra cara de la moneda. Estas son algunas de sus exclusiones principales.

  • Cuando en caso de accidente la culpa sea tuya, el seguro no cubre los daños que sufras tú, ni tu vehículo. Sí lo hará con los demás coches y personas involucradas en el siniestro.

  • También existen circunstancias en los que el seguro de coche básico no cubre los daños provocados a terceros, como en el caso de que los afectados sean familiares cercanos del asegurado.

  • Cuando el accidente se haya producido como consecuencia del consumo de alcohol o drogas, no responderá tampoco frente a los daños causados a terceros.

  • Tampoco responderá frente a terceros cuando el vehículo asegurado sea conducido por una persona sin el correspondiente permiso o licencia.

  • Cuando el siniestro haya sido provocado de forma voluntaria, por el tomador, conductor, propietario del vehículo o familiares.

Comparte este contenido