< Volver a preguntas frecuentes Vida

¿Qué impuestos hay al cobrar el seguro de vida?

Al cobrar un seguro de vida, la persona beneficiaria tendrá que hacer frente al pago de una serie de impuestos como el de Sucesiones o el IRPF. El primero de ellos se paga en el momento del cobro y el segundo, en la declaración de la renta, ya a posteriori.
Es habitual que, cuando alguien intenta cobrar un seguro de vida por fallecimiento de un familiar, la entidad aseguradora solicite, entre otros documentos, el justificante del pago del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. El pago de este impuesto es diferente en cada comunidad autónoma, por eso es importante informarse sobre cómo cobrar un seguro de vida en función de la ley de cada región.

Además de este Impuesto de Sucesiones, cobrar un seguro de vida también implica pagar a Hacienda, puesto que habrá que pagar también el IRPF correspondiente. En este caso, el porcentaje de la cuantía a pagar a la Agencia Tributaria varía en función de quién es el beneficiario del seguro, ya que hay diferencias por edad o en caso de discapacidad del beneficiario, por ejemplo.

¿Cuáles son los plazos para cobrar el seguro de vida?

Entre los requisitos para cobrar un seguro de vida, la ley establece unos plazos. Primero, habrá que comunicar el fallecimiento a la entidad aseguradora en un plazo máximo de siete días. Además, habrá que certificarlo con la documentación pertinente.

Y, por su parte, la compañía aseguradora cuenta con un plazo de hasta tres meses para abonar la indemnización correspondiente desde que se le notifica el siniestro y recibe la documentación necesaria.

Si, por desconocimiento, se nos pasa el plazo para solicitar el cobro de un seguro de vida, la compañía aseguradora no está obligada a pagar, aunque con la debida justificación del retraso podría tener solución.

La ley fija, igualmente, un plazo de cinco años de prescripción para reclamar los seguros personales, como los de vida.

¿Te ha resultado útil esta pregunta frecuente?