< Volver a preguntas frecuentes Vida

¿Qué pasa si no declaro una enfermedad preexistente en el seguro de vida?

Contratar un seguro de vida con una enfermedad preexistente no siempre es posible. El futuro cliente está obligado a informar de ello a la compañía y será ésta la que tome la decisión sobre si es apto o no para la contratación de dicho servicio.
Las enfermedades preexistentes son aquéllas que una persona padece con anterioridad a la contratación de un seguro de vida o de salud.

La ley obliga a declarar estas dolencias, discapacidades o patologías previas que se padecen o han padecido antes de contratar un seguro de este tipo con una entidad aseguradora.

Si no lo haces, la empresa aseguradora tiene la potestad de anular tu póliza. La compañía tiene derecho incluso a someterte a un examen médico antes de la firma del contrato si así lo cree conveniente y también existen cláusulas dentro de determinados seguros en los que se especifican ciertas patologías que no están cubiertas, lo que quiere decir que, aunque no se hayan declarado debidamente, tampoco la aseguradora estaría obligada a darte cobertura.

Por lo general, las compañías aseguradoras no autorizan pólizas si un futuro cliente padece una enfermedad preexistente o una patología previa a la contratación. De ahí que haya que rellenar un cuestionario previamente sobre tu estado de salud en el que tienes que especificar enfermedades actuales, lesiones u operaciones quirúrgicas sufridas.

Será a partir de esto y de una posible revisión médica cuando la entidad aseguradora valore cada solicitud y el perfil de riesgo de cada cliente y decida si es apto o no para contratar un seguro de vida.

Por tanto, debemos ser claros sobre nuestro estado de salud en el cuestionario que la compañía nos plantea antes de la contratación del seguro de vida.

¿Te ha resultado útil esta pregunta frecuente?