< Volver a preguntas frecuentes Vida

Diferencias entre seguro de vida y seguro salud

En ocasiones queremos tener cierta seguridad extra ante las eventualidades que pueden surgir en el día a día, pero no terminamos de tener claro el tipo de seguro que más nos conviene. Por eso hemos decidido hablaros de las diferencias entre los dos más habituales: el seguro de salud y el seguro de vida.

La vida puede dar giros muy bruscos en cuestión de décimas de segundo. Por eso, aunque vivimos en un estado del bienestar que, en teoría, nos pone las cosas mucho más sencillas en determinados aspectos, conviene cubrirse las espaldas con un seguro de salud privado o un seguro de vida. Eso sí, hay quien no tiene muy clara la diferencia que hay entre uno y otro y, por no preguntar, decide prescindir de ambos… y termina arrepintiéndose.

Pero a ver, los simples nombres de uno y otro ya nos dicen que los dos se preocupan por nuestro bienestar, ¿no? Entonces… ¿Dónde radican sus diferencias? Básicamente, en sus coberturas. Es decir, en que en realidad se dedican a áreas muy distintas dentro de las protecciones que ofrece cada uno de ellos. Las coberturas son las que determinan en qué tipo de situaciones estaremos cubiertos y qué otro tipo de situaciones deberían preocuparnos un poco más.

Por eso hemos decidido hablaros de uno, seguro de vida y seguro de salud, por separado. Así adquiriréis una dimensión muy superior de a qué se dedican uno y otro. De momento quedaos con esto, que es va a venir fenomenal para entenderlo todo mucho mejor:

  • El seguro de vida está pensado para que cuando el asegurado ya no está su familia pueda seguir adelante. Por norma general está dotado con una cantidad previamente estipulada que recibirán los beneficiarios de dicho seguro llegado el caso.
  • Sin embargo, el seguro de salud nos garantiza una serie de servicios médicos en caso de necesidad.

Y ahora sí que sí, muy atentos, ¡entramos a verlos más de cerca!

¿Qué cubre un seguro de vida?

Contratar un seguro de vida es un acto de generosidad. Es, para que nos entendamos, crear una hucha que asegure el futuro de los tuyos cuando tú ya no estés. Si nos ceñimos a este definición estaríamos hablando de un seguro de fallecimiento. A nadie le gusta hablar de ello, y lo más probable es que vuestros familiares no quieran escucharos hablar en según qué términos, pero si algo pasase… ¿qué sería de ellos? Un seguro de fallecimiento hace que tengan una oportunidad de salir del bache emocional. Vuestro seguro de vida cuidará a los vuestros por vosotros gracias a la indemnización que hayáis pactado previamente.
 

Eso sí, no todos los seguros de vida se ciñen únicamente al fallecimiento. Cada vez es más habitual que este tipo de contratos entre asegurado y aseguradora incluyan también coberturas en caso de invalidez o enfermedad grave. ¿Os imagináis lo que sería de vuestros seres queridos si no pudiéseis seguir ganándonos la vida como siempre? ¿De lo difícil que tendrían para hacer frente a los gastos cotidianos unidos a los de las atenciones que pudiéseis necesitar? No gusta hablar de ello, desde luego, pero un seguro de vida hará que durmáis mucho mejor por las noches, muchísimo más tranquilos, sabiendo que los vuestros tendrán quien les cuide llegado el caso.

El auge de la tecnología y la pandemia de coronavirus han hecho que a día de hoy, por cierto, resulta sencillísimo contratar un seguro de vida online.

¿Qué cubre un seguro de salud?

Cuando contratas un seguro de salud estás contratando seguridad para ti y los tuyos. Te estás garantizando una serie de atenciones y lo haces porque saber que puedes necesitarlas en cualquier momento, y necesitarlas cuanto antes.

Para empezar, puedes elegir a los profesionales que prefieras dentro de un amplio cuadro médico. Una vez hayas decidido quiénes quieren que te traten, cuentas con la seguridad de que la amplitud de Caser hará que no tengas que soportar largas listas de espera para ser atendido. Además, si necesitas una segunda opinión médica, los profesionales de tu seguro de salud te la darán sin ningún tipo de problema.

Además, dependiendo de la tipología que elijas, podrás disfrutar de seguro dental gratuito para ti y tu familia (ideal para un seguro de salud con niños), asistencia médica en el extranjero, hospitalizaciones e intervenciones quirúrgicas. Todo lo que tú y los tuyos necesitéis para estar bien, lo encontraréis en vuestro seguro de salud. Además, independientemente del seguro de salud por el que optes y las coberturas que decidas añadir, disfrutarás también del Centro Médico Caser, nuestra opción de telemedicina para que resuelvas tus dudas y recibas atención médica estés donde estés. De este modo podrás recibir atención médica sin tener que moverte de casa, desde el trabajo o donde quiera que la necesites.

Como ves, cada seguro tiene su parcela y sus coberturas muy bien definidas. Es decir, tanto el seguro de salud como el seguro de vida cubren unas preocupaciones determinadas y son perfectamente complementarios.

¿Te ha resultado útil esta pregunta frecuente?