Recuperación postparto: 5 consejos a tener en cuenta

No cabe duda que dar a luz un hijo es una de las experiencias más bellas y sobrecogedoras que se puede tener a lo largo de la vida. No obstante, es normal que los cambios producidos en tu cuerpo a lo largo del embarazo, así como el esfuerzo al que se ve sometido durante este proceso, hagan necesario que, una vez recibida el alta médica, pongas en práctica una serie de medidas que te ayudarán a acelerar tu recuperación postparto.

Recuperación postparto: Consejos a tener en cuenta

El embarazo suele estar asociado a una mayor tendencia al incremento del peso corporal, así como a una dificultad creciente en tu movilidad o a la aparición de molestias digestivas, si bien estos factores remitirán y volverán a la normalidad, poco a poco, una vez finalizado el periodo de gestación.

Sin embargo, hay otros cambios en tu organismo que presentan unas mayores dificultades en lo referente a tu recuperación postparto, como son la rehabilitación de tu suelo pélvico o la reducción de la incontinencia urinaria, y para los que es preciso poner en marcha diversas actuaciones que contribuirán a mejorar tu bienestar y calidad de vida en el futuro.

En este sentido, vamos a mostrarte a continuación un repaso de algunos consejos que consideramos primordiales a la hora de acelerar tu recuperación postparto, y que están dirigidos a recobrar lo antes posible tu forma física y tu figura, para que puedas dejar atrás las molestias derivadas del embarazo y al dar a luz, y te concentres así en lo realmente importante: la atención al cuidado y la crianza de tu bebé.

Realiza ejercicio cada día

En primer lugar, será muy conveniente que, desde el primer momento en el que detectes que has recuperado tus fuerzas y las molestias derivadas de la presencia de posibles cicatrices están remitiendo, comiences a desarrollar una actividad física que contribuya a mejorar tu tonificación muscular.

En este punto, lo más importante es que no lleves a cabo sobreesfuerzos innecesarios, sino que concentres tu recuperación postparto en el desarrollo frecuente de un ejercicio de intensidad moderada, como puede ser caminar.

Lo ideal es que comiences realizando paseos relativamente cortos, para permitir que tu musculatura recupere su actividad después de varias semanas, y que vayas incrementando la intensidad de esta actividad de forma gradual, conforme vayas detectando que te encuentras mejor.

Favorece la recuperación de tu suelo pélvico y tu zona abdominal

Esta zona de tu cuerpo es, sin duda, una de las que suele presentar un mayor debilitamiento y afectación durante el embarazo y el parto, por lo que será preciso actuar en su recuperación de una forma específica.

Para ello, lo más recomendable es que, una vez pasadas seis semanas desde el parto, u ocho si fue necesaria la realización de cesárea, comiences a realizar ejercicios orientados a reforzar la tonificación de esta zona de tu cuerpo, a través de la ejercitación moderada de tus abdominales inferiores y la contracción de tu suelo pélvico mediante lo que se conoce como ejercicios de Kegel.

Cuida tu alimentación

Si bien es normal que durante las primeras semanas desde el nacimiento de tu bebé tu vida esté sometida a un mayor descontrol, hasta que consigas adaptarte plenamente a su frecuencia de tomas y sus horas de sueño, haz todo lo posible para que esto no afecte a tus hábitos nutricionales y al desarrollo de una alimentación saludable, con un alto contenido de vitamina C, hierro y magnesio.

Ten en cuenta que el desarrollo de una dieta completa y variada será una de las responsables de acelerar tu recuperación postparto y, lo que es aún más importante, favorecerá la salud de tu bebé gracias a los nutrientes que le aportas a través de la lactancia.

Hidrátate con frecuencia

Otro aspecto esencial para tu recuperación residirá en que mantengas una adecuada hidratación interna de tu organismo.

El agua aporta a tu cuerpo una gran cantidad de sales minerales, fundamentales para tu salud y la de tu bebé, por lo que será muy recomendable que tengas siempre a mano una botella de agua, así como piezas de fruta.

Concéntrate en tu descanso

Más allá de todas las recomendaciones que te hemos mostrado anteriormente, también será esencial que concentres toda tu atención en garantizar tu descanso durante las primeras semanas después del parto.

Ten en cuenta que mantenerte en una situación de reposo durante una gran parte del día contribuirá a moderar tu tensión arterial y, de esta forma, disminuir el sangrado procedente de los diferentes daños generados al dar a luz, favoreciendo así su cicatrización.