Valor de reposición

valor de reposición

El valor de reposición es el coste que supone para la aseguradora cubrir la pérdida sufrida por un asegurado. Es, por tanto, la cantidad de dinero con la que la entidad subsana el daño contra el que dicho asegurado estaba protegido gracias a su póliza. Esta no suele corresponderse con la inversión inicial que este hizo, por lo que vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre este concepto.

Cuando contratas un seguro, lo haces con la esperanza de que, en caso de suceder cualquier tipo de desgracia, obtengas una compensación económica con la que poder seguir adelante con tu vida. De ahí que existan tantos tipos de seguro que cubran infinidad de problemas y contratiempos garantizando el bienestar de sus asegurados en todo momento.

Es por esto que conviene saber con exactitud a qué hace referencia el concepto de valor de reposición de un activo, ya que el valor de reposición en seguros podría no corresponderse con exactitud con lo que esperabas el día que firmaste tu póliza.

Una vez conocida la definición de valor de reposición, hay que matizar que este no se corresponde con el valor que se pagó en su día por el bien asegurado a no ser que la póliza recoja expresamente que en caso de compensación se aplicará el valor de reposición a nuevo. Esto es, salvo en esta excepción, el valor de reposición hace alusión al valor de mercado del bien en cuestión justo antes de ocurrir la desgracia.

Por ejemplo, en los seguros con valor a reposición a nuevo de coches a todo riesgo, en caso de siniestro total, el asegurado tendrá derecho a recibir un vehículo nuevo idéntico al accidentado o de las características más similares al mismo que haya en el mercado. Sin embargo, de no existir esta cláusula, el valor de reposición se ceñirá al valor comercial de dicho vehículo en el mercado inmediatamente antes de sufrir el accidente en cuestión.

Y esto no ocurre únicamente con los coches o las motocicletas, sino que se aplica a todo bien asegurado. El valor de reposición de un inmueble no será el mismo durante el primer año tras su construcción que dos décadas después de la misma, por lo que cada caso requiere de un estudio completo y personalizado que permita determinar el valor de reposición más justo para cada ocasión.

¿Quieres saber cómo se calcula el valor de reposición en una aseguradora? Sigue leyendo, te lo contamos.

¿CÓMO SE CALCULA EL VALOR DE REPOSICIÓN?

Si nos centramos en los dos casos que hemos comentado, el de calcular el valor de reposición de un vehículo y el de, por ejemplo, una casa, encontramos diferencias más que palpables que se aplican debido a la naturaleza tan diferente de ambos bienes.

En el caso de los vehículos, como ya hemos comentado, el valor de reposición se corresponde con el valor que habría tenido el coche o motocicleta en caso de haber sido vendido justo antes del siniestro. Por tanto, a no ser que en la póliza se especifique que hay que aplicar el valor de reposición a nuevo, dicha cantidad será sensiblemente inferior al precio que en su día se pagó por el vehículo en el momento de adquirirlo, ya fuese nuevo o usado.

Esto también se aplica también, por ejemplo, en el caso de un seguro de vivienda y un accidente con un ordenador.

Sin embargo, en el caso de la vivienda en sí, un bien mucho más preciado, el cálculo es diferente. Concretamente, se tiene en cuenta lo que costaría edificar ese mismo edificio en el momento del siniestro, teniendo en cuenta los precios actuales tanto de los materiales como de la mano de obra, amén de todos los costes derivados del proceso de construcción. Se tienen en cuenta absolutamente todos los factores.

De ahí la importancia de contar con un seguro que te garantice tranquilidad absoluta con tus bienes más preciados en todo momento, pase lo que pase.