< Volver a General

Grooming

Uno de los mayores peligros que pueden sufrir los menores de edad cuando hacen uso de internet es el llamado grooming, una práctica delictiva que llevan a cabo individuos adultos y que es muy difícil de detectar a tiempo, de ahí la importancia hoy en día de la educación digital de nuestros hijos.
¿Sabes qué hacen tus hijos en internet? ¿Conoces todos los peligros que corren cuando se conectan a la red? A menudo (más de lo que imaginamos), ciertas personas se esconden en el anonimato que da la Red para engañar a otros. Esto puede entrañar un gran riesgo si las víctimas de esas mentiras son menores de edad.

No podemos vigilar el cien por cien de las cosas que hacen nuestros niños y adolescentes ni conocer el uso que hacen de las redes sociales o de otras aplicaciones y plataformas pero debemos poner la máxima atención para evitar que sean víctimas de prácticas nocivas por parte de otros menores o incluso de adultos.

Uno de esos peligros más preocupantes a los que se ven expuestos nuestros hijos en internet es el llamado grooming. Es importante saber de qué se trata para poder prevenirlo y combatirlo.

¿Qué es el grooming?

Se conoce como grooming al llamado 'engaño pederasta', es decir, un ciberacoso practicado por un adulto hacia un menor de edad a través de internet. Básicamente, este adulto se pone en contacto con un niño o adolescente para ganarse su confianza y acaba implicándolo en algún tipo de actividad sexual.

Esta práctica puede tener diferentes niveles de interacción que van desde hablar de sexo a conseguir material de carácter sexual por parte del menor y, en el caso más grave, lograr mantener algún encuentro sexual con éste.

Es difícil de detectar porque las personas que realizan este tipo de práctica comienzan ganándose la confianza del menor, aislándolo de su círculo íntimo y generando un ambiente de secretismo e intimidad que complica que los padres y tutores se percaten de que los pequeños están siendo víctimas de acoso.

En la mayoría de los casos, el adulto se hace pasar por un menor y hasta adapta su lenguaje al de su víctima.

¿Cómo prevenir el grooming?

Como decimos, el grooming no es fácil de detectar y, por eso, la mejor manera de combatirlo es prevenirlo.

Para empezar, la educación de los niños y adolescentes en cuanto a los peligros que pueden encontrar en internet es esencial, igual que una adecuada educación sobre sexualidad en el momento pertinente.

Hay que tener en cuenta que el grooming es un engaño que se produce poco a poco y sin que el menor sea consciente de que está siendo víctima de él. Por eso hay que proporcionarle todas las herramientas necesarias para que se defienda de esta práctica así como un seguro de asesoramiento jurídico y ciberprotección.