< Volver a Coche

¿Qué es un vehículo de sustitución?

Nos referimos a un vehículo de sustitución como aquél que las compañías de seguros y los fabricantes de coches proporcionan al tomador del seguro cuando su propio vehículo está en el taller o el asegurado no puede disponer de él de manera temporal.
¿Tengo derecho a un vehículo de sustitución? Este servicio que prestan las compañías aseguradoras y algunas compañías de coches no es obligatorio legalmente para los talleres, por lo que si necesitas reparar tu coche no es en el taller donde tendrás que pedir un vehículo de sustitución en caso de necesitarlo, sino en tu propia aseguradora.

¿Ofrece Caser el servicio del vehículo de sustitución?

El vehículo de sustitución o coche de cortesía no siempre está contemplado en la póliza de tu seguro y, en ocasiones, depende incluso de la modalidad de seguro contratada o puede hasta ser ofrecido como un servicio aparte del seguro de tu vehículo.

Es necesario asegurarse de cuándo tu seguro cubre este servicio porque, aun cuando está contemplado, tu compañía aseguradora podrá establecer condiciones para que puedas hacer uso de dicho coche de sustitución. Por ejemplo, tu compañía te podría reclamar los gastos del vehículo de sustitución en diversos supuestos.

En Caser existen diferentes modalidades del seguro de vehículos que permiten disponer de un vehículo de sustitución en caso de necesidad. Este servicio está incluido en la modalidad de todo riesgo como una cobertura opcional mediante el pago de un suplemento, tanto si se contrata este seguro con franquicia como si se hace sin franquicia.

También en el seguro a terceros de Caser se incluye el vehículo de sustitución como una cobertura opcional para casos de accidente o de robo o intento de robo. La compañía te facilitará un vehículo de sustitución por avería de similares características al tuyo mientras dure la reparación y el coche esté inmovilizado.

Por tanto, en Caser es posible contratar este servicio aparte de tu póliza, pagando una cantidad muy competitiva para evitar preocupaciones cuando tú lo necesites.