< Volver a Coche

¿Qué es la luna del coche?

La luna del coche es uno de los elementos más importantes del vehículo porque tiene como función proteger y dar seguridad a los pasajeros.

También se le conoce como parabrisas y con el paso de los años ha ido evolucionando gracias a la tecnología para mejorar sus prestaciones. ¿Qué funciones cumple?

  • Permite la visibilidad, tanto del conductor como de los pasajeros del coche.
  • Evita que el viento, el agua, los insectos o cualquier otro elemento exterior pueda afectar de manera negativa a la conducción, ya que impide la entrada de objetos al interior del habitáculo del automóvil.
  • Proporciona confort térmico, acústico y visual a los ocupantes en el interior del coche.
  • Proporciona seguridad en caso de accidente porque evita en lo posible que los ocupantes puedan salir despedidos. Además, con la evolución tecnológica se evita que se rompa para que ocasione el menor daño posible a los pasajeros. Y evita la deformación del techo en caso de vuelco.

Tipos de lunas de coche

Los vidrios con los que se fabrican las lunas del coche están hechos de forma diferente a los que tenemos en nuestro hogar porque están pensados para protegernos como estructura propia de nuestro vehículo. Cada vez van evolucionando para mejorar su protección y actualmente los podemos encontrar, principalmente, de tres tipos.

Lunas de vidrio templado

Son aquéllas en las que, en su proceso de fabricación, el vidrio se introduce en un horno. El vidrio se trata a unos 600 grados de temperatura y se procesa mediante calentamiento y enfriamiento, repitiendo en varias ocasiones para conseguir una dureza frente a los golpes diez veces superior a la de su estado original. Estas lunas están formadas por una sola capa de unos cinco milímetros de espesor.

Lunas de vidrio laminado

Estos parabrisas están formados por dos láminas de vidrio unidas por otra de butinal de polivinilo o PVB. Este último material tiene como función evitar el desprendimiento del vidrio y de sus fragmentos en caso de impacto o rotura, para evitar así daños a los ocupantes del vehículo. Este tipo de vidrio se fabrica en tres fases: corte y serigrafía, moldeo y ensamble. Este proceso, basado en el calor y la presión, ofrece mayor resistencia y protección.

Lunas de vidrio tintado

Es un tipo de vidrio más oscuro que tiene por objetivo absorber la luz solar para reducir la carga térmica en el interior del coche. También se evitan deslumbramientos por detrás. Puede tener diferentes niveles de opacidad pero siempre debemos elegir uno que esté homologado y que permita una correcta visibilidad. Viene tintado de fábrica, al contrario que los laminados, que llevan un vinilo añadido al cristal.

Además de estos tres tipos de lunas principales, también empiezan a fabricarse otras como las electrocrómicas, las atérmicas o las calefactadas.

¿Cubre mi seguro de coche la rotura de lunas?

Caser te ofrece la posibilidad de añadir la rotura de lunas en la cobertura de tu seguro de coche. Así, al contratar esta opción, te garantizas la reparación, reposición y colocación del parabrisas, ventanillas laterales y luna trasera de tu vehículo, e incluso del techo solar.

Con la cobertura de lunas cubrirás el cien por cien del valor de los cristales de tu coche en los siguientes casos:

  • Un accidente que afecte a parabrisas, luna o ventanilla.
  • Roturas totales o parciales.
  • Daños provocados en techos solares si tu coche lo lleva de serie.

En este tipo de situaciones, nuestro seguro de coches te proporcionará una atención inmediata porque tendrás a tu disposición una amplia red de talleres de confianza. O, si lo prefieres, te serán reparadas las lunas del vehículo en tu propio domicilio. Y, lo mejor de todo: te evitarás trámites ante una urgencia y te ahorrarás un buen dinero porque este tipo de reparaciones no son nada baratas.