< Volver a preguntas frecuentes Empresa

¿Cuáles son los ataques informáticos que más sufren las empresas?

Si tienes una compañía, lo más probable es que una de tus principales preocupaciones sea sufrir un ataque informático. Parece mentira, pero es increíble lo que puede llegar a incapacitar un peligro así. Algunos no son más que meros contratiempos, pero resolver otros puede llegar a costar millones de euros. ¡Te contamos cuáles son los más frecuentes en el mundo empresarial!
Hasta hace apenas muy pocas décadas, tener un ordenador en una empresa era algo prácticamente anecdótico, así que no te decimos ya tenerla completamente informatizada. Sin embargo, la transformación digital ha sido tan potente que a día de hoy sería casi imposible funcionar sin ellos. Y hasta sin el casi.

La informática se ha adueñado de la mayoría de los procesos, y la llegada del IoT y la robótica no va sino a acentuar esta tendencia. El problema es que este tipo de tecnología, sobre todo si no está debidamente protegida, puede resultar tremendamente frágil.

Al fin y al cabo, si alguien consigue interferir de algún modo, lo más probable es que consiga monetizar su acción de algún modo. Es decir, coger dinero directamente o conseguir que sea tu empresa la que tenga que dárselo para volver a funcionar con normalidad.

De ahí que sea necesario estar bien cubierto ante este tipo de amenazas y ataques web. En Caser Seguros estamos especializados en lidiar con todo tipo de software malicioso, así que además de protegerte contra él si lo estimas oportuno, vamos a contarte cuáles son los principales ataques que puedes sufrir y cómo te afectarían.

Tipos de ataques informáticos más frecuentes

Cada día surgen nuevas amenazas digitales para tu empresa, pero la gran mayoría de ellas puede agruparse en los grupos que te comentamos a continuación. Recuerda, la mejor manera de luchar contra ellas es manteniendo tu tecnología completamente actualizada y contando con un buen seguro que te cubra a nivel económico ante cualquier de estos contratiempos.

Phising

El phising es sinónimo de suplantación de identidad, y su objetivo es engañar al usuario para que este facilite información crítica con la que poder aprovecharse de la situación.

  • Passwords de correo electrónico
  • Usuarios y contraseñas bancarios
  • Documentos de identificación virtual
  • Etc

En este caso podría dañar tanto a tu empresa como a tus clientes, por lo que el peligro es doblemente arriesgado para la reputación de tu compañía. Sin duda, además de todo lo que puede provocar, sufrir un ataque de phising puede derivar en una profunda crisis de marca.

Por lo general, estos últimos suelen ser indiscriminados (lanzan correos a diestros y siniestro para ver si alguien pica), pero en su modalidad de spear phishing sí que están dirigidos a una organización concreta. Esto suele requerir además de un estudio previo para ver qué piezas de la organización pueden resultar más jugosas.

Troyano

Se trata de un malware al que se le denomina así por el símil con el mítico Caballo de Troya. ¿Y por qué ocurre esto? Pues porque este software malicioso se nos presenta bajo la apariencia de un programa de confianza, pero al entrar en nuestro equipo… libera toda su potencia de batalla.

Esta, por cierto, no busca únicamente hacer daño sin más, sino que permite a la persona que hay detrás tomar el completo control de los equipos infectados en remoto, o lo que es lo mismo, desde cualquier rincón del mundo. Esto pone en jaque toda la información confidencial o no confidencial que haya en ellos.

Ransomeware

Se trata de uno de los ataques web más típicos de los últimos años. No busca la destrucción absoluta, sino todo lo contrario: mantener todos los archivos en perfecto estado hasta que el propietario pague por recuperarlos.

También se le denomina como secuestro de datos, y ya le ha costado decenas de millones de euros a multitud de compañías por todo el mundo. En Caser Seguros estamos especializados contra este tipo de amenaza, consúltanos.

Whaling

El whaling podría considerarse una forma de phising, aunque en realidad es mucho más selectivo que este. Se trata de un intento de engañar a personas, sí, pero se centra en altos directivos de empresas potentes. El objetivo, eso sí, es el mismo: hacer dinero a costa de la persona que pique con la artimaña.

Spyware

Este tipo de malware se puso de moda hace unos años y, aunque ahora suena menos, lo cierto es que sigue siendo igual de peligroso. Se trata de un software espía que se dedica a recopliar los datos personales de los usuarios de los equipos para después transmitirlos a los interesados en utilizarlos para devalijarles.

Cross Site Scripting

Este tipo de secuencia de comandos se aprovecha de los agujeros de seguridad de las webs corporativas para inyectar nuevo código malicioso con el que conseguir sus objetivos. Lo habitual es hacerlo sobre los campos que los usuarios deben rellenar para conseguir así tanto usuarios como contraseñas.

Denegación de Servicio

Más conocido quizás como ataque DoS, pero aún así puede que no estés al tanto de cómo afecta este software malicioso a los ordenadores de tu compañía. Básicamente, se le llama ataque de denegación de servicio porque genera tal cantidad de tráfico a un mismo sitio que impide por completo es que pueda acceder al mismo.

Inutiliza la red por completo gracias a sus redes de bots y puede provocar caídas en los servicios muy complicadas de superar.

Inyección SQL

Y terminamos este listado de tipos de ataques informáticos más frecuentes con el de la inyección SQL. Sigue un proceso muy parecido al del Cross Site Scripting, pero en su caso aprovecha cualquier vulnerabilidad de seguridad en una web para introducir código malicioso con el objetivo de tener acceso e incluso poder realizar cambios en los datos.

Como ves, los distintos ataques web que puede sufrir una empresa son muy diversos, exactamente lo mismo que ocurre con sus consecuencias. Eso sí, todos ellos pueden ser repelidos con una buena protección, y todos ellos son mucho más asumibles con el apoyo que te proporcionan las distintas opciones de Caser Seguros.

 

 

 

¿Te ha resultado útil esta pregunta frecuente?