Descubre todos los tipos de blanqueamiento dental

¿Qué es y cómo funciona un blanqueamiento dental? ¿En qué consiste? ¿Qué causan las manchas? ¿Si tengo sensibilidad puedo hacerme un blanqueamiento? ¿Produce molestia el realizarse un blanqueamiento? Es hora de descubrirlo.

El blanqueamiento dental es un procedimiento clínico realizado por un odontólogo o higienista bucodental con la finalidad de blanquear la apariencia de nuestra sonrisa.

El proceso del blanqueamiento se produce gracias a la liberación de micropartículas de oxígeno y a la posterior oxidación de las moléculas causantes de la decoloración dentaria. Todo ello gracias a la actuación del peróxido de hidrógeno y/o carbamida.

Los productos blanqueadores se descomponen en micropartículas penetrando en el esmalte y dispersándose por la dentadura. De esta forma los dientes muestran finalmente un aspecto más blanco.

Existen dos tipos de blanqueamientos dentales:

  • Interno o avital.Cuando una pieza dentaria ha sido endodonciada o desvitalizada se torna de un aspecto más oscuro de lo habitual, por tanto, hay que recurrir al blanqueamiento interno para que de esta forma recupere su aspecto externo inicial. Eso sí, únicamente se blanqueará la pieza endodonciada.

  • Externo o vital.Dentro de los blanqueamientos externos, podemos encontrar:

    • Blanqueamiento mediante fotoactivación o luz fría (se realiza en clínica).
    • Blanqueamiento ambulatorio (se realiza en casa).
    • Blanqueamiento combinado intensivo (se realiza en casa y en el ambulatorio).

¡Vamos a verlo en detalle!

El blanqueamiento mediante fotoactivación con luz LED o luz fría. Potencia el efecto del peróxido de hidrógeno al 40% abriendo el poro del esmalte.

  • Es rápido y eficaz.
  • Su durabilidad es de 3 a 6 meses.
  • Consiste en la aplicación de 3 sesiones de 15 min cada una de ellas durante 2 semanas.

Blanqueamiento ambulatorio o en casa. Consiste en la colocación de férulas plásticas hechas a medida junto con la aplicación de peróxido de carbamida al 10% aplicándolo durante 2 horas diarias a lo largo de dos semanas consecutivas.

Blanqueamiento combinado intensivo.

  • Consiste en la combinación del blanqueamiento de uso clínico y blanqueamiento de uso ambulatorio.
  • Es la opción más recomendable, completa y duradera.
  • Su durabilidad depende de los hábitos diarios del paciente.
  • La vida de este tipo de blanqueamiento oscila entre los 2 y 4 años.
  • Incluiría un refuerzo pos tratamiento de producto blanqueador ambulatorio (peróxido de carbamida 10%).

Además, existen agentes externos que con el paso del tiempo, unidos a nuestros hábitos diarios, pueden producir tinciones en nuestro esmalte. Algunos de los alimentos y bebidas que nos oscurecen gradualmente el esmalte son el vino, el café, las bebidas carbonatadas oscuras, el tomate, el curry, la remolacha y, por supuesto, la nicotina.

Podemos encontrar dos tipos de tinciones:

  • Extrínseca: producidas por medicación (tetraciclinas).
  • Intrínseca: producidas por alimentación y hábitos incorrectos.

Los pacientes con sensibilidad pueden realizarse un tratamiento blanqueador, acudiendo a su dentista para una revisión previa y su odontólogo determinará si es recomendable el uso de un tratamiento desensibilizante antes de realizar el blanqueamiento.

El hecho de realizarse un tratamiento blanqueador no suele producir molestias, siempre y cuando se combine con un tratamiento ambulatorio desensibilizante (pasta dentífrica, gel bioadhesivo, colutorio, etc.).

Durante el período del blanqueamiento el paciente debe seguir unas pautas indicadas por su especialista para que el resultado sea perfecto. Entre ellas, una dieta sin alimentos ni bebidas con coloración.

Una vez terminado el tratamiento, que puede oscilar entre 72 horas y hasta 2 semanas, el paciente podrá volver a la dieta habitual.

Top