< Volver a preguntas frecuentes Vida

¿Qué excluye el seguro de vida?

Las coberturas que ofrecemos son muy completas sin embargo tienes que tener en cuenta que en nuestro seguro de vida hay exclusiones que tienes que conocer. Como verás, se trata de supuestos muy excepcionales. Te los contamos a continuación.

¿Qué no cubre el seguro de vida de Caser? Éstas son las exclusiones:

  • Consecuencias de guerra y hechos similares, así como las derivadas de disturbios o alteraciones del orden público de carácter político o social.
  • Ataques terroristas o accidentes nucleares masivos.
  • Siniestros que son consecuencia de la reacción o radiación nuclear o de la contaminación radiactiva.
  • Siniestros ocurridos por enfermedades anteriores al contrato que no fueron declaradas por el asegurado.
  • Suicidio del asegurado, o su intento, durante el primer año a contar desde la fecha de efecto de la póliza.
  • Otro tipo de siniestros de carácter extraordinario, cuya cobertura corresponda al Consorcio de Compensación de Seguros.
  • Siniestros derivados de endemias, pandemias o epidemias reconocidas por las autoridades sanitarias.

¿Se pueden conseguir estas coberturas de alguna manera?

Pero, pese a las exclusiones, el seguro de vida de Caser protege a los tuyos ante cualquier imprevisto que te impida obtener ingresos y que derive en invalidez total y permanente provocada por un accidente o por una enfermedad. En estas situaciones, recibirás la totalidad del capital pactado.

La protección asociada a nuestro seguro de vida incluye también otros supuestos de enfermedades altamente limitantes y que requieren de unos elevados gastos en atención médica, como pueden ser la aparición de un cáncer, patologías cardiorrespiratorias severas o limitaciones cerebro vasculares.

Contratando nuestro seguro de vida, tu familia recibirá una indemnización si tú falleces, independientemente de la causa de tu fallecimiento. Y tú puedes elegir ampliar la cobertura incluyendo casos de invalidez y enfermedades graves, e incluso una cobertura extra si fallecieses por accidente.

Todo lo que quede fuera de estos supuestos, aunque siempre puedes ampliar tus coberturas. Además del fallecimiento, puedes añadir mayores coberturas en caso de invalidez permanente absoluta, invalidez permanente absoluta por accidente o fallecimiento por accidente. También puedes añadir enfermedades como el cáncer, el infarto o los accidentes cerebro-vasculares. En definitiva, en nuestro seguro de vida sólo es obligatorio el fallecimiento, el resto son opcionales para que tú elijas las coberturas que te interesen para proteger a tus seres queridos.

¿Te ha resultado útil esta pregunta frecuente?