Requisitos para poder asegurar una casa

Tener una casa en propiedad es sin duda una inversión importante, como lo es el significado de la palabra hogar para ti. Y es que al final se trata de un espacio protagonista del día a día y en el que pasas gran parte de tu tiempo. Así, hoy casi el 80% de las familias españolas cuenta con un seguro de hogar para proteger todo lo relativo a su vivienda, tanto en términos de estructura, como del contenido que se encuentra en su interior. Pero, ¿qué requisitos son necesarios para que puedas asegurar tu casa? Te los cuento.

La cédula de habitabilidad

La cédula de habitabilidad es requisito imprescindible para que puedas asegurar tu casa. Se trata del documento que acredita que tu vivienda cumple con los requisitos mínimos para poder ser habitada por personas. Atiende sobre todo a aspectos de solidez, higiene y salubridad.

Además, la cédula de habitabilidad también es necesaria para otros trámites relacionados con tu casa, como dar de alta los suministros de gas, agua o luz.

Destacar también que la cédula de habitabilidad se rige según la normativa de cada Comunidad Autónoma, por lo que en alguna de ellas no es un documento obligatorio. Aun así, ello no exime de su condición de obligatoriedad a la hora de contratar tu seguro de hogar.

¿Qué tipos de vivienda tienen cabida en el seguro de hogar?

Pero, ¿todo tipo de vivienda es asegurable? A continuación vamos a ver qué tipo de inmueble si tiene cabida dentro del seguro de hogar y cuáles son excluidos.

SÍ SON ASEGURABLES

NO SON ASEGURABLES

Vivienda habitual Vivienda destinada a tiempo compartido (multipropiedad)
Segunda residencia Alojamientos turísticos
Vivienda alquilada a terceros Hoteles
Vivienda desocupada Turismo rural y similares

Y para salir de toda duda, ¿cómo se define cada una de las tipologías aceptadas?

  • Vivienda habitual: aquella en la que resides de forma habitual, ya sea como propietario de la vivienda o bien como inquilino en caso de alquiler.

  • Segunda residencia: la que se utiliza de forma esporádica, ya sea en fines de semana o vacaciones u otros períodos por una duración inferior a los 6 meses.

  • Alquilada a terceros: se trata de aquella vivienda de la que eres propietario pero tienes alquilada a otra persona.

  • Vivienda desocupada: es aquella que no es habitual ni secundaria, ni tampoco permite el uso a personas distintas al propietario.

¿Dónde puede estar ubicada tu casa para ser asegurable?

Otro de los requisitos a tener en cuenta a la hora de contratar tu seguro de hogar, es el lugar donde está situada tu casa. Esta condición admite un alto grado de flexibilidad, ya que son asegurables viviendas que se encuentren tanto en núcleos urbanos, como en urbanizaciones, e incluso en zonas despobladas, aunque esta última situación presenta circunstancias a valorar por la aseguradora.

Lo que sí hay que tener en cuenta en este sentido es que el precio de tu seguro variará en función de la localización.

¿Puedo asegurar una casa que es de madera?

El material con el que está construida tu vivienda también juega un papel importante para la aseguradora. ¿Qué materiales sí son asegurables?

SÍ SON ASEGURABLES

NO SON ASEGURABLES

Vivienda de ladrillo y piedra en su totalidad (incluye teja y hormigón) Viviendas de madera, adobe o prefabricadas
Viviendas con vigas de madera en estructura o cubierta  

¿Existe un límite de antigüedad de la casa para poder asegurarla?

Sí, por lo general tu casa no debería de llevar en pie más de 50 años. De ser así, podría tener cabida para la compañía siempre y cuando haya sido rehabilitada en los últimos 50 años, tanto en términos de estructura como sobre todo en las conducciones de los diferentes suministros, como agua, gas, climatización o electricidad.

Por último, y ahora que ya conoces los requisitos para poder asegurar tu casa, te estarás preguntando: ¿y cuánto me va a costar? Como es lógico no hay dos viviendas iguales, por lo que mi recomendación es que realices una simulación y calcules el precio de tu seguro de hogar.