Luces de emergencia V-16: Qué son y cómo usarlas

En caso de que, por cualquier causa, te veas implicado en un accidente o avería en carretera, no cabe duda de que, una vez realizado el primer análisis de daños desde el interior del vehículo, uno de los momentos que genera una mayor tensión, tanto para ti como para la práctica totalidad de conductores, reside en la necesidad de señalizar convenientemente el lugar del siniestro.

Este comportamiento es imprescindible para contribuir a que otros vehículos perciban con tiempo la existencia de un peligro, reduciendo su velocidad y permitiendo al resto de conductores extremar al máximo sus precauciones.

En este sentido, si bien hace ya unos años que se cuenta con un elemento obligatorio para el desarrollo homologado de esta señalización, como son los triángulos reflectantes, en la práctica no se realiza un uso adecuado de ellos, ya que implica la necesidad de desplazarse unos 150 metros antes del lugar en el que se encuentra inmovilizado el vehículo, para garantizar así su visibilidad por aquellos conductores que circulan por la vía.

¿Qué son las luces de emergencia V-16 y cómo usarlas?

En definitiva, se trata de una muy buena medida a nivel teórico, sobre el papel, pero que en la práctica no se está empleando correctamente, reduciendo por tanto su utilidad.

Por este motivo, desde el pasado 1 de julio de 2021 la Dirección General de Tráfico ha procedido a la homologación de un nuevo mecanismo para la señalización de accidentes, como son las luces de emergencia V-16, sobre las que vamos a tratar de resolver todas tus dudas a continuación.

¿Qué son las luces de emergencia V-16?

A grandes rasgos, las luces de emergencia V-16 se basan en un sistema que permite emitir luz en todas las direcciones de forma homogénea, con una amplitud de 360° y un ángulo de inclinación máximo de 8°, una alta intensidad lumínica, que deberá oscilar entre las 40 y 80 candelas, y que debe disponer de un sistema de alimentación autónomo, ya sea a pilas o batería, para garantizar su funcionamiento durante al menos 30 minutos y su capacidad de utilización durante al menos 18 meses.

Además, este mecanismo de señalización deberá contar en su parte inferior con un soporte magnético, con el fin de permitir su fijación estable en la chapa del vehículo accidentado, y de esta forma marcar su posición y permitir su visibilidad a cientos de metros de distancia.

Asimismo, se prevé este dispositivo cuente con la funcionalidad añadida que permita facilitar a la DGT la geolocalización del vehículo accidentado, que pasará a ser obligatoria en todos los modelos a partir de 2026, para que esta pueda transmitirla a los servicios de emergencia y notificarlo al resto de conductores en caso de que lo considere conveniente para favorecer su seguridad.

La aprobación y entrada en vigor de las luces de emergencia V-16 como señalización homologada de emergencia en carretera está dirigida a que se conviertan, de forma paulatina, en el sistema utilizado cuando se produzca un accidente en carretera, y este implique cualquier tipo de riesgo para otros conductores.

De hecho, las luces de emergencia V-16 convivirán con los triángulos reflectantes hasta el 1 de enero de 2026, fecha en la que se convertirán definitivamente en el mecanismo obligatorio y único en este sentido.

¿Cómo usar correctamente las luces de emergencia V-16?

A diferencia de los triángulos reflectantes, la principal ventaja que aporta la utilización de las luces de emergencia V-16 reside en que eliminan la necesidad de tener que abandonar temporalmente el vehículo, y moverse por el arcén de la carretera.

En sustitución de esta práctica, que en ocasiones puede generar un considerable peligro, solamente tendrás que accionar el funcionamiento de tu luz homologada V-16 y adherirla en la parte superior del vehículo desde la propia ventanilla del asiento del conductor.

Por tanto, una vez hayas comprobado que tu estancia en el interior del vehículo no implica ningún riesgo para ti y el resto de personas que te acompañen en el trayecto, solo tendrás que encender tu luz de emergencia V-16, y situarla en el techo del vehículo alargando el brazo por la ventanilla. Así de fácil.

Si, por el contrario, prefieres esperar la llegada de los servicios de asistencia fuera del vehículo, esta señalización te permitirá buscar una zona segura fuera de la calzada, y desplazarte hasta ella usando siempre tu chaleco reflectante homologado.

En este punto, es preciso aclarar que, aunque la práctica totalidad de los modelos actuales cuentan con una opción de luz blanca fija y otra de luz anaranjada intermitente, será esta segunda opción la que deberás poner en funcionamiento, ya que es la que responde a la señalización internacional de alerta en carretera, como ocurre con los intermitentes y de emergencia convencionales de tu vehículo.

¿En qué casos debes emplear este sistema de señalización luminosa de emergencia?

En principio, el uso de las luces de emergencia V-16 está contemplado para turismos, vehículos de transporte de mercancías y de pasajeros, quedando inicialmente exentos de su uso tanto motocicletas como ciclomotores.

No obstante, dado su reducido tamaño, te recomendamos que incluyas un sistema homologado de este tipo en el equipamiento de tu motocicleta o ciclomotor, ya que será un elemento de gran ayuda para garantizar tu visibilidad en caso de que sufras cualquier percance en carretera, incrementando notablemente tu protección.