< Volver a Inquilinos

¿Qué es un inquilino?

La definición de inquilino dice que es aquella persona que paga una cantidad previamente pactada en un contrato a un arrendador para poder ocupar una vivienda o local comercial cuyo propietario es este último. Ahora bien, ¿conoces tus obligaciones y deberes como inquilino? ¿Sabes a qué tienes derecho y qué cosas no puedes eludir de ningún modo? ¡Te lo contamos!

Por el significado de inquilino, es la persona que, a cambio del pago de una renta, tiene derecho a ocupar y hacer uso de un bien inmueble cuya propiedad no le pertenece. Esto afecta tanto a una vivienda como, por ejemplo, a un local comercial que se utiliza como sede de una empresa.

Así, si el inquilino cumple con su obligación de abonar la citada cuota mensual a su arrendador y cumple las normas pactadas en el contrato que une a ambas partes, tiene total derecho a desarrollar su día a día dentro de dicho bien inmueble a pesar de no haberlo adquirido en ningún momento.

Además de esto, el inquilino debe:

  • Hacerse cargo de cualquier tipo de daño que sufra la vivienda o local.
  • Hacer frente al pago de los suministros.
  • Conservar el inmueble en buen estado o dejar el inmueble en las mismas condiciones en las que se le cedió llegado el momento de la finalización de su contrato de alquiler.

Eso sí, como ya decíamos antes, los derechos del inquilino también existen, y para cumplir con ellos, puede contratar un seguro para inquilinos como el que te ofrecemos en Caser Seguros.

¿Qué ventajas puede ofrecerme un seguro para inquilinos?

A pesar de que el arrendador puede contar con un seguro de hogar para su vivienda, el inquilino no está cubierto en el mismo. Es por eso que resulta interesante que éste contrate a su vez un seguro que les proteja a él y a los suyos.

En Caser contamos con un seguro para inquilinos muy completo que piensa en las personas que viven de alquiler. Los arrendatarios asumen muchos riesgos que podrían suponer un fuerte desembolso económico, riesgos en los que en la mayoría de las ocasiones no se piensa, pero que pueden llegar a suponer un auténtico roto en la economía familiar de llegar a producirse.

Por eso, nuestro seguro te cubre en caso de:

  • Daños a la vivienda.
  • Daños a un vecino.
  • Daños a un tercero. 

Para que puedas despreocuparte tanto de cuestiones del día a día como de gastos imprevistos del hogar que pueden llegar a convertirse en un auténtico rompecabezas y de los que el arrendador, aunque pensemos que sí, no tiene obligación de hacerse cargo.

Además, lo normal es que ni tu familia ni tú queráis convertiros en inquilinos morosos, así que si surge algún problema con dicho arrendador, o incluso si te ves obligado a abandonar la vivienda y tener que marcharte a otra, también estarás cubierto.

Piensa en tus pertenencias, de las que ni el propietario de la vivienda ni su seguro de hogar se harán cargo en caso de que a tus objetos de valor les ocurra algo. Pero, sobre todo, piensa en la seguridad y el futuro de tu familia. 

Consultanos sin compromiso, uno de nuestros agentes te contará todo lo que necesites saber sobre nuestro seguro de inquilinos.