¿Qué cepillo de dientes escoger: manual o eléctrico?

Cepillarse los dientes es una costumbre obligatoria si queremos gozar de una buena salud bucodental, esto es algo que todos sabemos; sin embargo, las dudas aparecen a la hora de comprar o renovar el cepillo: cuando llegamos a la tienda existe una gran variedad y están divididos principalmente en dos grupos: manuales y eléctricos. ¿Los cepillos eléctricos son una moda y son mejores los de toda la vida? ¿Realmente es mejor un modelo que otro? Estas son dos de las preguntas que nos suelen rondar por la cabeza cuando estamos en el momento de compra. Para orientarnos sobre cuál va a ser la mejor apuesta, veremos las diferencias entre ambos en aspectos especialmente importantes.

También debemos saber que el modo de uso de ambos cepillos es distinto si queremos obtener el máximo beneficio, y hay que recordar que si buscamos una higiene dental óptima no podemos olvidarnos del uso del hilo dental.

¿Cómo se utilizan los cepillos

  • Cepillo de dientes manual: existen diferentes opiniones, siendo las más comunes aquellas que dicen que el cepillado debe ir de la encía al diente, y no al revés; para realizar una correcta higiene, se debe pasar 10 veces por cada cara del diente. Sin embargo, lo más importante para no olvidarnos de ninguna zona es mantener un método, es decir, seguir un orden específico, como por ejemplo, empezar por la zona inferior izquierda e ir bordeando la boca hasta la superior izquierda.

cepillo-manual-articulo-cepillo-dientes-manual-electrico
  • Cepillo de dientes eléctrico: un gran error a la hora de utilizar esta técnica es suponer que el cepillado se debe hacer de la misma forma que con los manuales, es decir, con movimientos repetitivos entre los dientes. La forma correcta de uso es dejar unos dos segundos el cepillo en el diente y moverlo silueteando la encía hasta el siguiente diente, y sin olvidar las tres caras de la dentadura. Los movimientos de los cepillos eléctricos están diseñados para encargarse de eliminar la suciedad por sí mismos, por lo tanto si nosotros los movemos estaremos impidiendo que hagan correctamente su trabajo.

cepillo-electrico-articulo-cepillo-dientes-manual-electrico

¿Qué factores hay que tener en cuenta cuando nos cepillamos?

  • Erosión del diente: el desgaste del esmalte se puede provocar de forma química, por alimentos ácidos, por ejemplo, o de forma mecánica, esto es, mediante el rechinar de dientes o al ejercer mucha presión durante el cepillado. Este riesgo es mayor en el caso de los cepillos manuales, ya que si se utiliza de forma correcta el eléctrico, es más sencillo evitar ejercer tanta presión, y además, actualmente existen modelos que ayudan a controlar la fuerza que se ejerce sobre el diente.

  • Tiempo de cepillado: la OMS dice que el tiempo adecuado es de por lo menos 2 minutos, y este se cumple con los cepillos eléctricos (muchos de ellos muestran cuando se alcanza). Sin embargo, cuando se usan los manuales generalmente se tarda menos en cepillar la boca, bien sea porque se realiza a una velocidad muy elevada, por aburrimiento o por falta de conciencia de la forma adecuada de cepillado.

  • Forma de cepillado: es mucho más sencillo el uso correcto del cepillo de dientes eléctrico, ya que en el caso del manual dependerá mucho de la destreza de cada uno. Este aspecto se ve claramente cuando apreciamos cómo las personas diestras tienen una peor higiene dental en la zona derecha de la boca, y viceversa. Esto, que ocurre porque resulta más difícil hacer los movimientos adecuados con el cepillo en el lado de la mano dominante, no sucede con el uso correcto del eléctrico.

  • Personas mayores o con discapacidades: en este punto, gana por goleada el cepillo de dientes eléctrico, ya que no se necesita realizar movimientos repetitivos o específicos y lo hacen muy adecuado para personas con dificultades, así como para personas que padecen artritis gracias a la anchura del mango. En los casos de cuidadores o si hay que cepillar los dientes a un tercero, la comodidad y facilidad de limpieza de los eléctricos no se puede comparar en absoluto a los cepillos manuales.

Conclusiones

La forma más eficaz de cepillarse los dientes viene de mano de los modelos eléctricos, y entre ellos, la mejor opción sería el cepillo eléctrico oscilante-rotatorio. Esta tecnología hace que el cabezal gire y oscile sobre el diente, de esta forma logra limpiar la zona entre la encía y el diente, que es donde más se concentra la placa bacteriana. La facilidad para alcanzar las distintas partes y ángulos de la dentadura es la gran ventaja de los cepillos eléctricos, haciendo que el tiempo que empleamos limpiando nuestros dientes sea más útil que con los manuales.

Top