Principales tipos de acné: cuáles son y cómo tratarlos

Principales tipos de acné: cuáles son y cómo tratarlos

El acné es un trastorno de la dermis de origen hormonal, que afecta a un elevado porcentaje de la población. Tiende a ser asociado a una edad juvenil, pero es una creencia errónea, ya que existen diferentes tipos de acné, y estos pueden aparecer a cualquier edad. Conoce ahora lo fundamental sobre este conjunto de lesiones de la piel, así como su diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es el acné?

El acné está considerado como una enfermedad de la piel que frecuentemente se manifiesta en forma de granos y otras alteraciones cutáneas, en localizaciones con mayor cantidad de glándulas sebáceas, como la cara, espalda o pecho. 

Se trata de un proceso inflamatorio en el que se produce una obstrucción de los folículos pilosos. Las células muertas taponan el poro hasta provocar las lesiones, en forma de granos o espinillas. Los puntos negros también entrarían en la categorización de tipos de acné, al igual que algunos quistes y nódulos.

Causas y tipos de acné más comunes

Existen diferentes tipos de acné en función de la causa que lo provoca. En ocasiones su aparición está sujeta a múltiples factores como: 

  • Trastornos hormonales, muy habituales en mujeres durante su ciclo menstrual.
  • Procesos de estrés, motivando un aumento del cortisol y de las glándulas sebáceas.  
  • Afecciones bacterianas como el cutibacterium acnes.
  • Alteración de la flora cutánea en el caso del exceso de producción de sebo. 
  • Climatología, condiciones extremas de frío o calor.
  • Alimentación y alergias alimentarias.
  • Mal uso de productos cosméticos poco recomendables. 
  • Enfermedades de origen endocrino.

Y ahora veamos los tipos de acné más comunes:

Acné quístico (acné conglobata)

Entre los tipos de acné más agresivos o graves se encuentra el acné quístico, caracterizado por la formación de bultos y nódulos de tipo inflamatorio bajo la piel. Está, por tanto, muy lejos del llamado acné común y suele aparecer en la zona de la cara provocando lesiones visibles y afectación psicológica entre quienes las padecen.

La causa principal es la obstrucción del poro por factores hormonales (habiendo predisposición en las mujeres con ovario poliquístico) o bacterianos, y puede ser de tipo leve, moderado o severo.

Acné neonatal

Los bebés no están exentos de sufrir acné.  El denominado como acné neonatal, como su propio nombre indica, aparece en las primeras semanas tras el nacimiento. Se trata de una afección benigna que sufren el 20% de los neonatos según la Asociación Española de Pediatría (AEPED). 

Las principales manifestaciones de este tipo de acné completamente benigno son los granos pequeños rojos y blancos en torno a la cara del bebé, en la frente, las mejillas o incluso nariz que no requieren tratamiento ni dejan cicatriz en el niño. 

Acné lactante

Granitos rojos, negros y blancos; si bien el acné neonatal aparece en las primeras semanas y se resuelve sin tratamiento, el acné del lactante puede aparecer a los 2 o 3 meses de vida del bebé, ser persistente y requerir tratamiento.

Acné rosácea

La rosácea también es un proceso inflamatorio cutáneo que aparece frecuentemente en personas con pieles claras y sensibles y puede ir acompañado de acné por la hipertrofia de las grándulas sebáceas

Al igual que otros tipos de acné presenta distintos niveles, desde leve a severo.

Acné vulgar

Este tipo de acné es el más común y especialmente habitual en edades juveniles. El acné vulgar se presenta en forma de granos, espinillas, pústulas y comedones, con o sin pus, en la cara y parte superior del tronco, que suelen ser el resultado de la obstrucción del folículo piloso por exceso de grasa.

La atención especializada que tu piel merece

Elige el/la dermatólogo/a que tú quieras, dentro del amplio cuadro médico de Caser. Porque todos nuestros seguros de salud incluyen esta especialidad sin coste adicional.

Tratamiento para el acné

Todos los tipos de acné requieren de un diagnóstico previo para su posterior tratamiento. Y, ¿cuál es la forma más habitual de tratarlo?

  • Aplicación de pomadas o cremas
  • Tratamiento antibiótico y hormonal en función del tipo de acné y su severidad.

¿Cómo te puede ayudar un seguro médico?

Para diagnosticar el acné, lo primero que hay que hacer es ponerse en manos de un buen especialista en dermatología, como los que pone a tu entera disposición el seguro de salud Caser, para abordar el análisis y tratamiento de cualquier tipo de acné. 

Porque en Caser nos ponemos en tu piel, por ello, todos nuestros seguros de salud incluyen sin coste adicional

  • Especialidad de dermatología con libre elección del o la especialista, dentro del amplio cuadro médico de la compañía. 
  • Sin listas de espera, o lo que es lo mismo, agilidad en el diagnóstico y tratamiento de tu tipo de acné, con atención inmediata y personalizada.
  • Consultas presenciales ilimitadas y, del mismo modo, posibilidad de ser atendido por el médico a través de llamada o videollamada, sin coste adicional.

Y todo esto, ¿a qué precio? ¿Cuánto cuesta el seguro de salud? Pues mucho menos de lo que imaginas. Ahora puedes calcular tu precio personalizado del seguro de salud, sin ningún tipo de compromiso, de forma online y en menos de 1 minuto. ¿Te animas? ¡Dale! Calcular el precio de mi seguro de salud.

 

Nota: El contenido de este artículo es meramente orientativo. En caso de presentar cualquier problema de salud, acuda a un centro sanitario. Toda sintomatología, diagnóstico o tratamiento debe ser valorado o prescrito por un especialista médico.

 

Artículos relacionados

Ver más artículos

Diferencia entre urticaria y alergia

¿Has sentido alguna vez que tu piel se irrita y te empieza a picar? En ocasiones, ese picor aparece incluso acompañado de un ligero sarpullido o roncha. Pues bien, las causas pueden ser muchas, y el punto de partida para determinarla es conocer bien la diferencia entre urticaria y alergia. Y es que, aunque ambos conceptos puedan compartir sintomatología, su diagnóstico tiene una notable diferenciación médica.

Tratamiento urticaria: síntomas y tipos

La urticaria es una reacción inflamatoria de la piel que se manifiesta con habones y ronchas sin que haya una causa conocida. Sí es verdad que, a veces, estos aparecen por ejemplo después del contacto con una ortiga, pero no siempre es así. Por eso, es fundamental saber qué tratamiento de urticaria emplear para calmar la sintomatología en cada situación particular.

Psoriasis: qué es, síntomas, tipos y tratamiento

La psoriasis es una enfermedad que afecta a millones de personas. Y es que según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), solo en nuestro país hay 1 millón de personas a las que se les ha diagnosticado esta dolencia, la cual no sólo provoca síntomas físicos muy molestos, sino que también tiene un impacto emocional evidente.