Todo sobre la Tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos

Todos hemos escuchado hablar alguna vez de la ITV. Se trata de un concepto fundamental que debemos conocer en profundidad si disponemos de un vehículo, sea del tipo que sea, o si vamos a comprar uno. Por ello, a continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre el contenido de la Tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos, desde su definición, cuándo pasarla, qué elementos se revisan durante la misma, hasta los diferentes resultados. ¿Te quedas? Vamos a ello.

Inspeccion-coche-artículo-todo-tarjeta-inspeccion-tecnica-vehiculos

¿Qué es la Tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos?

Lo primero que hay que saber es que se trata de un documento obligatorio para circular. Lo tiene que facilitar el fabricante cuando el vehículo es nuevo, y a partir de ahí renovarlo periódicamente el representante del mismo pasando las revisiones pertinentes ante un ente certificador.

La tarjeta tiene que contener todos los datos técnicos del vehículo, como el peso, sus dimensiones, el tipo de motor, la marca, el número de plazas o matrícula, entre otros. Y también el historial de las diferentes inspecciones técnicas a las que hacíamos referencia con anterioridad. Estas inspecciones periódicas buscan asegurar que el vehículo mantiene unas condiciones de seguridad óptimas al paso del tiempo, condiciones que disminuyan la probabilidad de accidente por causas técnicas. Y también el control de las emisiones contaminantes de cara a proteger el medio ambiente.

Por último, destacar que todo vehículo matriculado desde noviembre de 2016 está obligado a tener la nueva tarjeta de ITV electrónica, que progresivamente va sustituyendo a la ficha técnica impresa conocida hasta ahora.

¿Cada cuánto tiempo hay que realizar la Inspección Técnica al vehículo?

La ley establece dependiendo del vehículo diferentes periodicidades para realizar la inspección. Se resumen de la siguiente manera:

  • Ciclomotores (2 ruedas): se ha de pasar cada 2 años una vez superados los 3 años de antigüedad. Durante los 3 primeros años del vehículo se está exento.
  • Motocicletas, Quads, ciclomotores y otros vehículos de 3 ruedas y todos los cuadriciclos: durante los 4 primeros años se está exento, después cada 2 años.
  • Turismos particulares: durante los cuatro primeros años no es necesario. De los 4 a los 10 años hay que pasarla cada 2 años, y una vez superados los 10 años de antigüedad se tiene que pasar de forma anual.
  • Vehículos ligeros, como camiones de hasta 3.500 Kg y furgonetas o furgones: durante los dos primeros años no es necesario. De 2 a 6 años se tiene que pasar cada 2 años. Entre los 6 y los 10 años de antigüedad la revisión tiene que ser anual. Una vez superado los 10 años de antigüedad, la inspección se tiene que realizar de manera semestral.
  • Vehículos pesados, véase camiones y remolques que superen los 3.500 Kg: durante los 10 primeros años se tiene que pasar cada año. Una vez superada la década, de manera semestral.
  • Tractores y maquinaria agrícola pesada: durante los 8 primeros años no es necesario. En los 8 años posteriores se debe realizar cada dos años. Una vez superados los 16 años, de manera anual.
  • Vehículos de obra y maquinaria autopropulsada: los primeros cuatro años exento. Los 6 posteriores de manera bienal y a partir de los 10, de manera anual.
  • Caravanas remolcadas de más de 750 Kg: durante los 6 primeros años, nada. Una vez superados los primeros 6 años se debe realizar cada dos años.
Pruebas-coche-artículo-todo-tarjeta-inspeccion-tecnica-vehiculos

¿Qué elementos se revisan durante la ITV?

Los factores a analizar pueden variar en función del vehículo, pero por norma general son los siguientes:

  • Acondicionamiento exterior, como los espejos, la luna o la placa de matrícula.
  • Carrocería, con bajos y bastidor.
  • Todo lo relacionado con el interior, como puertas, ventanillas, sistema de cierre, los cinturones…
  • El alumbrado, tanto luces de carretera, como de cruce, freno, intermitentes o marcha atrás.
  • Sistema de freno y las suspensiones.
  • El motor, prestando atención a los niveles de ruido y a la emisión de monóxido de carbono.
  • Los neumáticos y el peso del vehículo.
  • La documentación identificativa del coche.

¿Qué resultados se pueden obtener en una ITV?

Una vez realizado el informe, el vehículo puede recibir hasta 4 posibles calificaciones: favorable sin defectos, favorable con defectos leves, desfavorable y por último, negativa. Dicho resultado quedará notificado en la tarjeta ITV del vehículo.

Si se recibe calificación desfavorable o negativa, el vehículo no podrá circular. Únicamente podrá hacerlo para acudir al taller a reparar los defectos indicados y volver al centro de inspección.

Comparte este contenido