Aprende cómo llevar tu bici en el coche

Las bicicletas son para el verano, ¡y para el resto del año si sabes dónde utilizarla! Es cierto que el buen tiempo tiene que acompañar, pero montar en bici es un ejercicio que se puede realizar en familia cualquier fin de semana. Aunque hay ciudades que están adaptadas para que el trayecto sea seguro para los ciclistas, es muy común trasladarse a zonas menos pobladas con la bicicleta a cuestas para practicar este deporte o utilizarlo como entretenimiento familiar.

Ya sea de montaña, de paseo o infantil, la bici es un medio de transporte que puede suponer problema a la hora de transportarlo. Cada vez son más las bicicletas plegables o desmontables, pero si quieres saber cómo llevarla en el coche sin que supongan peligros de seguridad para los pasajeros del vehículo u otros conductores, ten siempre en mente estos consejos:

  • Mejor no llevarla en el maletero con los asientos abatidos: puede que consideres esta la forma más segura y práctica de transportar tu bicicleta, pero sin un sistema de sujeción adecuado se puede convertir en un riesgo importante en caso de colisión. Según el estudio realizado por RACE y Caser, la información sobre cómo llevar la bici en el coche de forma segura es muy limitada, y hace años, hasta un 70% de los conductores aseguraba llevarla en el interior del vehículo.

  • Elige el portabicicletas más adecuado para tu situación y tu coche: ¿cuántas bicis tienes que llevar? ¿Qué tipo de automóvil tienes? ¿En qué parte del coche va a ser más cómodo transportarlas? Piensa que cada coche puede tener un sistema diferente y según el tipo de bici puede ser mejor uno u otro. Existen distintos elementos, como las barras en la parte superior del coche, las del portón trasero o los portabicicletas de bola, que añaden un pequeño remolque trasero al coche y con las que, según el modelo, se puede llevar hasta 4 bicicletas. Hay que contar también con el peso límite autorizado por el fabricante, ya que no todos soportan lo mismo y puede probar la caída de todo el accesorio.

  • Coloca adecuadamente las bicicletas en su lugar: una vez has elegido dónde vas a transportar tu bici, es importante que tengas en cuenta la normativa de seguridad vial. Lo esencial es que en ningún caso se entrometa en la visión o conducción del vehículo y no limite la visibilidad de los elementos de señalización obligatoria como intermitentes o matrícula. Si el portabicicletas que has elegido impide que estos elementos sean visibles, debes añadir un juego adicional que, en el caso de los remolques, viene integrado. Lo mismo ocurre con el retrovisor, en el caso de quedar total o parcialmente inutilizado, debe añadirse un segundo espejo para que la visión sea óptima.

portabicicletas-porton-trasero-articulo-transporte-bicicletas
  • Comprueba el sistema de sujeción: lo más importante a la hora de llevar tu bici en el coche es que se mantenga en el sitio en el que debe estar. Con el dispositivo de carga que hayas elegido, tendrás que asegurar las bicis en su sitio a través de cinturones y sistemas que impidan su caída o desplazamiento durante el viaje. Antes de ponerte en marcha, comprueba que están correctamente ancladas al portabicicletas y que no hay ningún complemento que pueda desprenderse para que no tengas que parar a mitad de camino o puedas provocar un accidente.

  • Señaliza la carga, especialmente si afecta al resto de conductores: Como en cualquier transporte de equipajes, si las medidas son mayores a las del vehículo, debe indicarse para evitar accidentes. En el caso de que sobresalga por los laterales, es necesario desmontar la bicicleta hasta que se ajuste al ancho del coche; en cambio si la diferencia es por detrás, basta con señalizarlo con la placa V-20.

Con estas normas básicas, puedes disfrutar de tu bicicleta en cualquier lugar y su traslado no supondrá ningún inconveniente. Solo te queda elegir la ruta, y aprovechar el buen tiempo para practicar uno de tus deportes favoritos: el ciclismo.

Top