Los robots y la gestión del ahorro

La tecnología ha irrumpido con fuerza en nuestras costumbres y con ello está modificando los mercados. Es el caso del mundo de los seguros, donde la inteligencia artificial ha cosido la innovación por bandera.

En las próximas líneas te contamos cómo los robots de asesoramiento suponen un giro 360 ante los productos relativos a fondos de inversión y pensiones, un ámbito flexible y que ha abrazado con el mayor de los agrados la llegada de las nuevas tecnologías.

Robot-teclado-hucha-articulo-roboadvisors-planes-ahorro

Cambios en los planes de inversión

Los planes de ahorro e inversión están en el epicentro de un huracán transformativo. Transformación motivada por el nuevo comportamiento del consumidor y un contexto regulatorio más estricto.

Un nuevo clima que da como resultado el nacimiento y la presencia de la gestión automatizada por robots. Una herramienta de inversión, que apoyándose en algoritmos decide y pone en marcha la inversión más adecuada para cada cliente, y lo hace en base al nivel de riesgo que éste decida con el único fin de alcanzar los objetivos de inversión. Sin duda, un avance en pro de la comodidad del ahorrador y de sus beneficios. Una revolución que sería imposible de entender sin alguno de estos tres puntos:

  • Ampliación del rango consumidor: tecnología aplicada con el fin de satisfacer la demanda de los clientes de siempre, más dados a los productos habituales, como la de las nuevas generaciones.
  • Rapidez y transparencia ante el cliente: las costumbres sociales empujan a la inmediatez en los tiempos de respuesta y la información detallada. La presencia de procesos automatizados juega a favor frente a procesos manuales.
  • Disminuir el riesgo en las operaciones: la presencia de la tecnología ayuda a minimizar los errores y a su vez ofrece una experiencia más segura y protegida al cliente.
Robot-hucha-articulo-roboadvisors-planes-ahorro

Pero, planteándonos más cuestiones, esta nueva herramienta tecnológica, ¿cómo afecta en el producto ofertado? Pues lo hace principalmente de dos maneras:

  • Lectura inteligente de variables: lo que deriva en una reducción del tiempo de procesamiento y aumento de la eficiencia en la toma de decisiones. La programación robótica posibilita una lectura de documentos mucho más ágil dando como resultado una mejor experiencia para el cliente.
  • Los robots marcan una cantidad inicial a invertir notablemente inferior, lo que favorece a la inversión para cualquier bolsillo.

Y ante este contexto, ¿hacia dónde nos conduce el futuro? Se visualiza un horizonte capitaneado por el crecimiento y dominio en el mercado de los roboadvisors, gracias a factores socio-culturales, pues ser asesorado por un robot no es más que otro aspecto a sumar en rutinas donde manda la tecnología. Y, por supuesto, debido también a que para el cliente el coste de los roboadvisors es menor que el de un asesor humano y esto es, sin duda, un significativo punto de partida cuando hablamos de ahorro.