Claves para saber si es rentable asegurar tu móvil

“¡Tienes que asegurar tu móvil sí o sí!” “¿Cómo puedes tener un smartphone sin seguro? ¡Estás loco!” Seguramente hayas iniciado la lectura de este artículo a cubierto, esperando este tipo de frases además de un bombardeo de razones por las que asegurar tu móvil. Pero sin embargo, no es esa mi intención. Lo que sí quiero con estas líneas es darte los puntos claves para que sepas si a ti, en tu caso en concreto, te va a salir rentable contratar una póliza para tu móvil. Porque efectivamente, no siempre merece la pena hacerlo o directamente, no siempre podrás contratarla.

Pregúntate: en caso de que tú móvil se averíe durante unas horas, ¿sería para ti un problema importante? Por otro lado, ¿utilizas tu smartphone simplemente para llamadas o es tu centro de datos personal donde almacenas información de valor?

El protagonista de toda esta historia al final no es otro que tu teléfono, así que gran parte de las claves que debes tener en cuenta giran en torno a tu dispositivo. La respuesta a la pregunta está en tu smartphone y te cuento el porqué.

Lo que tienes que tener en cuenta antes de contratar tu seguro de móvil

¿Cómo es tu móvil?

Lo coges todos los días, lo usas un buen puñado de horas a la semana y sin embargo, no te has parado a pensar que su antigüedad y valor es la brújula para decantarte por asegurarlo o no.

  • Móvil nuevo: valora asegurarlo

    Si tu móvil está recién comprado, entonces estás más cerca de darle el sí quiero al seguro. Por varios motivos. Primero, y más importante, porque para poder asegurar tu móvil, el que sea nuevo es una condición indispensable para la aseguradora. De hecho, no pueden pasar más de dos semanas – período que puede variar en función de la compañía - desde la fecha de compra hasta la firma de la póliza. Y segundo, porque entiendo que acabas de pagar por él, o alguien lo ha hecho muy amablemente por ti, y por lo tanto, quieres protegerlo. Es nuevo, motivo para no jugártela. Además, ¿a ti también te pasa lo de no querer quitarle el plástico a la pantalla porque no quieres que sufra ni un rasguño?

  • Móvil caro: ¿a qué esperas para hacerle un seguro?

    Existen una gran cantidad de modelos hoy en día cuyo precio de compra pasa de los 1.000€. Hay auténticos ordenadores en pequeño, y por lo general puede que este tipo de compras se financie o pague a plazos. Si tu teléfono es de gama alta mi recomendación es que no te lo pienses y lo asegures, porque imagina que sufre una avería irreparable y tú tienes que seguir pagándolo. Todo lo que te va a dar un seguro, es vital para disfrutar de tu móvil con tranquilidad y no dejar el valor de tu inversión en manos de un accidental imprevisto. Un poquito más abajo te cuento las principales coberturas del seguro y cómo actúa cada una de ellas en términos de reparación e indemnización.

  • Móvil antiguo: no te compensa contratar un seguro

    Si todavía eres de los nostálgicos que tiene un Nokia y juega al Snake, es decir, que aun te manejas con un móvil sin conexión a internet, ni Redes Sociales, ni aplicaciones, resulta evidente que no te compensa asegurarlo, pues su precio actual de mercado será incluso más bajo que el coste de la póliza.

Pero es que si tienes un smartphone de apenas 1 año tampoco podrás asegurarlo, ya que como señalábamos anteriormente, la contratación de un seguro de móvil, está directamente vinculada a la fecha de compra, y si desde esta ya han pasado varios días, la aseguradora puede no darte cobertura.

¿Cuánto y cómo usas tu móvil?

Este es otro de los factores a tener en cuenta. Lo más común en la actualidad es que el teléfono móvil no sea solo un dispositivo de llamadas y mensajes. Todo lo contrario. Se ha convertido en una agenda, en una cámara de fotos, en el aparato que gestiona tu planning de gimnasio, por donde estableces todas tus comunicaciones de Redes Sociales, donde ves tu cuenta bancaria e incluso en algunos casos, tu principal herramienta de trabajo.

Si esta es la descripción de tu teléfono, si tener que prescindir de alguna de esas funciones te hace entrar en pánico, y si necesitas disponer de un móvil operativo en todo momento, asegúralo.

Y ahora, mira a tu bolsillo

Porque al final todo se reduce a un tema económico. Mete la mano al bolsillo y valora hasta qué punto te compensa asumir todos los gastos de posibles reparaciones e incluso, de tener que comprarte uno nuevo si no se puede reparar. El seguro es un coste a corto plazo, sí, pero también una garantía inmediata que asume costes de reparación y diferentes indemnizaciones por pérdida.

Pero… ¿cuándo te cubre un seguro de móvil?

café en el móvil artículo claves para saber si es rentable asegurar tu móvil

El objetivo de un seguro no es otro que proteger. Asegurando, proteges el gasto de la compra y también cubres los posibles imprevistos que puedan afectar a la salud del dispositivo.

Cubre el derrame de líquidos

Estás en un bar con tus amigos y un vaso de cerveza empapa tu móvil: el seguro se encarga de la reparación.

Cubre caídas y golpes

Que levante la mano al que no se le haya caído nunca el móvil o bien no le haya dado un buen golpe…. En muchas ocasiones el teléfono sigue igualmente operativo, pero ¿y si no? El seguro cubre la reparación.

Si no se puede reparar tu móvil, te indemnizan

Daño irreparable. Te va a tocar buscar móvil nuevo. Para estos casos la compañía te indemniza y por lo tanto, se amortigua el golpe de tener que comprarte otro, incluso con la indemnización podrías costearte al 100% tu nuevo teléfono.

Dispondrás de un móvil de sustitución mientras se repara

Claro, mientras reparan tu teléfono estás inoperativo. Pero, con esta cobertura siempre tendrás un teléfono contigo.

Y, ¿qué pasa con el robo?

Igualmente se te indemniza por tu móvil, pero además la aseguradora puede abonar el coste de duplicado de tarjeta SIM y también, asumir costes de posibles llamadas fraudulentas que puedan realizar los ladrones desde tu teléfono.