¿Influye mi salud dental al bebé durante el embarazo?

Durante el embarazo la mamá busca crear el mejor ambiente posible para el feto, y lo hace cuidando al detalle de su salud e incluso “sacrificando” malos hábitos, como por ejemplo el tabaco. En este artículo vamos a poner foco en un aspecto que requiere especial atención, como es la salud dental. Y es que una mala higiene dental de la madre durante el embarazo, puede tener consecuencias en el bebé. A continuación, vamos a profundizar en esta relación partiendo de un primer requisito indispensable: si vas a ser mamá, visita al dentista para que realice un plan de seguimiento bucodental durante todo el periodo de gestación, de esta forma te asegurarás una buena salud bucal para ti y tu pequeño.

embarazada lavándose los dientes artículo Influye mi salud bucal al bebé durante el embarazo

Cambios en la salud dental de la madre durante el embarazo

Durante el embarazo es habitual que muchas madres sufran problemas bucales que hasta entonces no habían tenido. El cambio en los hábitos dietéticos, la nueva rutina y el cansancio al final del día, pueden provocar que la mamá descuide la higiene dental durante esta etapa. A todo ello hay que sumar otros comportamientos naturales del sistema digestivo propios del embarazo, como los vómitos y reflujos del ácido estomacal, que también influyen en la salud bucal de la madre. En definitiva, se dan un cúmulo de circunstancias que repercuten de forma negativa en dientes y encías.

Estos daños en la cavidad bucal pueden derivar en problemas mayores, como la gingivitis, producida por un exceso de placa dental acumulada en los dientes y que provoca la irritación de las encías. La gingivitis durante el embarazo viene motivada por el aumento de los niveles hormonales, que hacen que las encías reaccionen de manera más pronunciada a la placa, enrojeciéndose y sangrando con más facilidad.

¿Se transmiten los problemas dentales de la mamá al bebé?

Una deficiente salud bucodental en la madre puede repercutir en el bebé. Y lo hace especialmente en el caso de las bacterias, con un protagonista destacado: las caries. Los estudios de genética bacteriana han demostrado que en un 70% de los casos existe asociación entre madres e hijos en la transmisión de caries.

Esta transmisión, aunque puede darse durante el embarazo, se produce especialmente en el intercambio de saliva que se da de forma inconsciente en numerosos hábitos una vez ha nacido el bebé: probar la comida de la misma cuchara antes de dársela, chupar el chupete o biberón… En este sentido cualquier otro adulto podría influir en la transmisión.

Por otro lado, también cabe señalar que si la mamá durante el embarazo tiene un crecimiento incontrolado de bacterias en la boca, estas podrían acceder al torrente sanguíneo a través de las encías y viajar en el útero, motivando la producción de una sustancia química llamada prostaglandinas, causante de los partos prematuros.

Te interesa

El Seguro dental de Caser cuida de la mamá con hasta 40 servicios odontológicos incluidos de forma gratuita. Y para los más pequeños, un completo Plan dental infantil, con tratamientos odontopediátricos sin coste hasta los 15 años de edad.

Ver Seguros dentales

¿Qué puedo hacer para tener una buena salud dental durante el embarazo?

Como decíamos al comienzo de este artículo, lo más importante es visitar al dentista. Si puedes ir a consulta antes de estar embaraza mucho mejor, porque de estar forma se podrá atajar cualquier problema bucal de forma anticipada con el tratamiento más conveniente. Igualmente, una vez estés embarazada conviene seguir realizando un plan de revisiones periódicas con tu odontólogo, para asegurarte una buena salud bucal durante todo esta etapa.

Más allá de la consulta, trata de mantener tus dientes limpios, sobre todo cerca del borde de la encía. Cepíllatelos de manera regular y utiliza hilo dental para una limpieza más completa evitando así el exceso de bacterias.

Por último, sustituye los alimentos dulces o con altos índices de azúcar por otros más equilibrados, como quesos, verdura o fruta. Recuerda que el exceso de azúcar es uno de los principales enemigos de tu salud bucal.

 

Cómo contratar tu seguro Caser