Responsabilidad Civil en el Seguro de Hogar

Con esta cobertura la aseguradora se hace cargo de los daños materiales o corporales que tú, tu familia o tu vivienda, podáis causar de manera accidental a otras personas.

Cubre indemnizaciones
y costes judiciales

Lo que supone un gran ahorro económico frente a imprevistos.

Daños materiales
y personales

Que afecten a cualquier persona, no solo a vecinos.

Para toda la Unión
Europea

Si te vas de viaje por vacaciones, la cobertura va contigo.

¿En qué casos actúa la Responsabilidad Civil del Seguro de Hogar?

No importa si has provocados daños al vecino por un escape de agua en tu casa, o porque tu hijo le ha roto una ventana por accidente mientras jugada con su nuevo balón de fútbol. La Responsabilidad Civil responde en ambos casos, ya sea culpa de tu vivienda o de las personas que habitan en ella. Por eso, distinguimos entre Responsabilidad Civil Inmobiliaria y Responsabilidad Civil Familiar.

Siempre que tengas asegurada tu vivienda, cubrimos esos casos que se puedan producir en tu casa y que afecten a otras personas. ¿Y ante qué circunstancias responde?

  • Cualquier daño personal o material que afecte a otros y esté provocado por elementos de la vivienda, como por ejemplo, que un baldosín de la terraza se desprenda y caiga sobre un coche aparcado o un viandante.

  • Los daños por agua. Es decir, los provocados por un escape, reventón, rotura, desbordamiento o atasco de las conducciones de agua. El ejemplo más claro es la gotera que inunda el piso del vecino de abajo.

  • Actúa cuando otras personas se vean afectadas por trabajos de reparación, transformación o decoración en tu vivienda.

  • Y también, incluye la responsabilidad en calidad de copropietario del edificio donde se halla tu vivienda, cuando los daños tengan su origen en los elementos comunes del edificio. En este caso la Responsabilidad Civil del seguro de hogar actuará siempre que no exista un seguro que cubra la responsabilidad del edificio, o cuando dicha cobertura resulte insuficiente.

Se incluye siempre que tengas asegurados los Enseres. Hace referencia a los daños provocados como consecuencia de tu actividad o la de algún miembro de la familia, independientemente de que estos se produzcan dentro o fuera del hogar. Vemos en qué casos actúa:

  • En actos producidos de forma accidental, siempre que no sean derivados de la actividad profesional, y que causen daños corporales o materiales a otros. Por ejemplo, que tus hijos rompan la ventana del vecino jugando con el balón.

  • Los daños derivados de la práctica de deportes como aficionado. Por ejemplo, que estés jugando al tenis, se te escape la raqueta y golpees a una persona.

  • Daños que pueda causar tu mascota, considerando como tal a perros (excepto razas de consideración potencialmente peligrosas), gatos, aves, roedores enjaulados, peces o tortugas.

  • Daños causados por el personal doméstico.

  • Intoxicaciones alimentarias de terceras personas, cuando los alimentos hubieran sido servidos de forma gratuita.

  • Daños por agua, ya sea por olvidarte del cierre de alguna llave o grifo, o como consecuencia de un escape, reventón, rotura, desbordamiento o atasco de la lavadora o el lavavajillas.

  • Y por último, los daños por incendio o explosión causados a una vivienda alquilada cuando seas inquilino.

¿Por qué es importante contar con la cobertura de Responsabilidad Civil?

Porque no tendrás que asumir de tu bolsillo el coste de posibles desperfectos materiales que causes a un tercero. Como tampoco las indemnizaciones por daños corporales.

También ahorras en tiempo, ya que la compañía se encarga de toda la gestión ante posibles reparaciones.

Y además, la cobertura no responde solo por daños provocados a personas que vivan en tu edificio, sino que lo hace ante cualquier persona que se vea afectada.

Además de las correspondientes indemnizaciones a los perjudicados, Caser asume:

  • La dirección jurídica frente a la reclamación (civil y penal) que la persona afectada pueda interponer por siniestros cubiertos por la póliza.

  • La constitución de fianzas judiciales y extrajudiciales que te sean exigidas para garantizar las resultas civiles del procedimiento.

  • Las costas y gastos judiciales que por sentencia te puedan ser impuestos debido a una reclamación.

La Responsabilidad Civil: una cobertura de uso frecuente

Y es que esta garantía es una de las más solicitadas e importante para nuestros asegurados, ya que facilita una convivencia y resolución pacífica con los vecinos, ante cualquier imprevisto del que seas responsable.

¿Qué más necesitas saber sobre la Responsabilidad Civil?

Sí, para poder hacer uso de la Responsabilidad Civil tienen que pasar 15 días desde la fecha de efecto de la póliza.

La cobertura amplia su territorio de actuación a la Unión Europea cuando te encuentres de viaje de recreo de duración inferior a tres meses.

Sobre lo que no cubre la Responsabilidad Civil

La cobertura no contempla los daños causados en el ejercicio de un oficio, profesión, servicio, cargo o actividad, sea retribuido o no. Tampoco actúa en actos de mala fe, apuestas, desafíos o riñas.

  • Cuando los daños sean sobre el personal al servicio de la Comunidad de Propietarios donde se ubica la vivienda, causados en el desempeño de sus funciones.

  • Los daños causados por trabajos de demolición, excavación o construcción.

  • Si el Asegurado es propietario de la vivienda y está alquilada a terceros o se destina a multipropiedad.

  • Las reclamaciones formuladas por transmisión de enfermedades.

  • Los daños ocasionados por animales que formen parte de una explotación comercial, agrícola o ganadera.

  • Los daños causados por las especies caninas catalogadas como potencialmente peligrosas de acuerdo con la Ley vigente en el momento del daño.

  • La Responsabilidad como empleador de personal doméstico, en reclamaciones derivadas de:

    • Infracciones muy graves por la Inspección de Trabajo e incumplimiento de las normas de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

    • Acoso en el trabajo o “mobbing” y el acoso sexual.

    • Impago de cuotas, salarios o primas de seguros.

Están excluidos los deportes que precisen manipulación de armas de fuego o que utilicen vehículos, embarcaciones o aeronaves a motor que precisan un seguro obligatorio.

Cómo contratar tu seguro Caser

 

Otras coberturas del Seguro de hogar para ti