¿Por qué contratar un seguro de viaje internacional?

Siempre habrás oído que para viajar a Estados Unidos tienes que hacerlo con un seguro privado, pero te surge una duda: ¿por qué? Pues es muy sencillo: allí la sanidad es privada y cualquier incidente o imprevisto que sufras en tu viaje y te envíe al médico, correrá de tu bolsillo y te lo aseguramos, ¡no es barato! Por eso, tanto para viajar al país norteamericano como otros muchos destinos en los que ocurre lo mismo, es necesario contratar un seguro de viaje internacional.

Durante los días o semanas que estés fuera de casa pueden ocurrir muchos imprevistos, que de esta forma van a resultar más sencillos de resolver. ¿Siempre temes perder las maletas? ¿Alguna emergencia que te pueda llevar a visitar al médico en el extranjero? ¿Qué ocurre si vas al médico mientras estudias en otro país? Pues para cada caso, hay de distintos tipos y varían según el motivo del viaje, la duración y la intención. Por eso es importante que conozcas los más comunes, como son los de cobertura médica o jurídica, pero también los seguros de cancelación y otros más específicos para cada viajero.

Una de las cuestiones que debes tener en cuenta antes de contratarlo es qué servicios van a ofrecerte en caso de ser necesario utilizarlo: hasta qué cantidad asume en costes médicos, cómo puedo ponerme en contacto para iniciar el proceso de asistencia, qué casos están cubiertos, a qué centros puedes acudir o si vas a tener que adelantar tú el dinero en caso de asistencia médica en el extranjero. Son preguntas básicas que debes tener resueltas antes de contratar un seguro, para que si finalmente tienes que utilizarlo, cubra realmente tus necesidades y las de los tuyos.

aeropuerto-equipaje-articulo-seguro-de-viaje-internacional-nacional

Tipos de Seguro de Viaje Internacional

Nunca puedes saber qué va a pasar en tus vacaciones o desplazamientos de trabajo, por lo que es mejor no correr riesgos y aunque es muy probable que nunca llegues a utilizarlo, mejor prevenir que tener que asumir costes muy elevados si se da el caso. Para todos esos casos, hay varias opciones que es importante tener en cuenta dependiendo del motivo del traslado. Entre ellos, destacan:

  • Seguro de asistencia en viaje: Es el más común, el que todo el mundo contrata cuando va a países en los que la sanidad privada es muy cara y que te asegura unas coberturas de accidentes o enfermedades en el destino. El precio varía por días, destino y personas que realizan el viaje, especialmente por la edad. Aunque su principal utilidad es tener asistencia médica en el extranjero, también puede incluir reembolsos o soluciones de alojamiento en caso de fallar el contratado o por robos y pérdidas de equipaje. Se suelen contratar de forma individual para cada viaje, pero hay posibilidad de hacerlo de forma anual en el caso de viajeros frecuentes. Y lo que no mucha gente sabe, es que tiene derecho a este tipo de seguro por la activación de determinadas tarjetas de crédito, aunque no son tan completos como uno pensado especialmente para cubrir todas las eventualidades que puede haber en un viaje. Es importante también destacar que existe la posibilidad de contratarlos tanto para traslados vacacionales como laborales, ya que también pueden surgir imprevistos en los viajes de trabajo.
  • Seguro para estudiantes en el extranjero: Erasmus, cursos de idiomas, au-pair, campamentos e intercambios son comunes en todo el mundo, pero es importante informarse de qué posibilidad de atención médica tienen en cada caso. Este seguro es prácticamente obligatorio en todos estos casos y uno de los requisitos que ponen escuelas y centros educativos, especialmente si se trata de menores de edad. Entre sus coberturas más importantes es la de posibilitar el viaje de un familiar en caso de hospitalización o accidente, pero también contempla envío de medicamentos y asistencia 24h.
  • Seguro de esquí: Vayas a Andorra, Sierra Nevada o Aspen, si tienes pensado esquiar es importante que tengas un seguro específico para cubrir posibles accidentes o lesiones. Tu salud es lo primero, pero también puedes provocar daños a otras personas o bienes materiales, y con un seguro de este tipo, estarán cubiertas la responsabilidad civil que pueda derivar de ello. Los rescates de pistas, asistencia médica o cancelación del viaje son las coberturas más comunes en los seguros pensados para practicar esquí o snowboard.
  • Seguro de aventura o mochileros: Las formas de viajar han cambiado y por tanto han surgido seguros pensados para todos los tipos de viajeros. Los más intrépidos que incluyan excursiones o la práctica de deportes de riesgo en su planificación vacacional, tienen la posibilidad de hacerse con uno que incluya rescate en caso de accidente y gastos médicos diferentes a los que pueden ocurrir en un viaje de turismo de ciudad. Pero uno de los aspectos más interesantes es que también puede ajustarse el presupuesto según las necesidades que pueden surgir en sus planes, haciendo que los viajeros que prefieren viajar con la mochila a la espalda puedan ajustar el precio al máximo sin quedar desprotegidos ante percances.
  • Seguro de cancelación del viaje: Todos los casos anteriores están relacionados con la estancia y se pueden compaginar con este tipo, que se refiere a la devolución del dinero invertido en caso no poder realizarlo. Se utilizan sobre todo con trayectos contratados con mucha antelación y expone de forma específica en qué casos el asegurado podrá recibir el reembolso del total o parte de lo pagado.

    Algunos de estos supuestos son la hospitalización de un familiar, la obligación a participar en una mesa electoral o un cambio laboral del asegurado, pero es muy importante conocer todas las situaciones que están incluidas en el seguro, ya que desde el momento en el que compras el billete hasta la realización del viaje pueden ocurrir multitud de imprevistos y en muchos casos, ya se ha hecho el pago de alojamiento o transporte.

    Haber contratado este seguro de cancelación puede significar recuperar una importante cantidad de dinero, incluso si es tu acompañante el que finalmente no puede viajar, pero es importante sabes cuándo tienes que contratarlo, porque muchas veces es obligatorio hacerlo inmediatamente después de adquirir los billetes con plazos de entre 15 días y un mes.

Comparte este contenido