< Volver a preguntas frecuentes Vida

¿Qué es el vencimiento de un seguro de vida?

El vencimiento natural de un seguro de vida se producirá en el momento de fallecimiento de la persona asegurada.

No obstante, el tomador del seguro podrá solicitar su vencimiento unilateral, temporal o definitivo, siempre que estas cláusulas estén recogidas en la póliza del seguro. 
Si bien los seguros de vida y salud gozan de una creciente aceptación hoy en día, hay que reconocer que su complejidad hace que las personas que los contratan tengan ciertas dudas sobre su funcionamiento, especialmente en relación a su periodo de vigencia.

En líneas generales, el vencimiento natural de un seguro de vida, por su propia definición, está asociado al fallecimiento de la persona asegurada, ya que en ese momento será en el que el seguro deje de estar vigente y se haga efectiva la indemnización para sus beneficiarios o herederos legales.

Normalmente, cuando se contrata una póliza de seguro de vida, la pretensión del tomador del seguro reside en garantizar la tranquilidad de sus seres queridos el día que, por desgracia, no pueda estar junto a ellos.

No obstante, esta protección ofrece, en la actualidad, una serie de supuestos que permiten el vencimiento unilateral por parte de la persona responsable de su contratación, sin que esto afecte al precio de su seguro de vida, que pasaremos a detallarte a continuación. 

¿En qué casos puedes solicitar el rescate o fin de vigencia unilateral de tu seguro de vida?

En primer lugar, es preciso aclarar que, en el caso de que la vigencia inicial de tu seguro de vida sea superior a seis meses, la persona que ejerce de tomadora del seguro tendrá derecho a solicitar su cancelación voluntaria en los 15 días siguientes a la entrega efectiva de la póliza por parte de su compañía aseguradora.

En el caso de que este supuesto no se produzca, el tomador del seguro deberá revisar si entre las condiciones de su póliza de seguro se encuentran recogidas alguna de las siguientes cláusulas:

  • Cláusula de reducción: se basa en la suspensión temporal de las obligaciones asociadas al seguro de vida, por lo que no se trata de una cancelación.
    De esta forma, el tomador del seguro podrá solicitar que su seguro de vida deje de surtir efectos temporalmente durante un plazo máximo de dos años.
    A lo largo de este plazo, el tomador del seguro podrá solicitar su reactivación en el momento que lo considere conveniente, sin ningún tipo de penalización.

 

  • Cláusula de rescate: se trata de una cláusula que, habitualmente, se puede hacer efectiva a partir de los dos años de vigencia del seguro de vida contratado.
    En este caso, el tomador del seguro podrá solicitar la cancelación y rescate de las aportaciones realizadas, más su rendimiento económico, aunque la aseguradora detraerá una cantidad económica en concepto de penalización, conforme a las tablas establecidas en la póliza del seguro.
    En este caso, sí que se trataría de una cancelación en toda regla, ya que el tomador del seguro expresará con su solicitud la intención de rescindir la validez del contrato relativo a su seguro de vida.

 

¿Te ha resultado útil esta pregunta frecuente?