< Volver a preguntas frecuentes Vida

¿Qué es la edad actuarial?

La edad actuarial es la que se refleja en la póliza de seguro de la persona que desea contratar un seguro, en función de si la fecha actual se encuentra más cerca de su pasado cumpleaños o del próximo. La importancia de este dato se basa en la incidencia directa de la edad sobre el riesgo asumido por la aseguradora al contratar un seguro de vida. 

La edad actuarial es un término que se suele utilizar en el ámbito de los seguros para definir la edad que tiene el asegurado en el momento de contratar una póliza de seguro.

Así, para determinar este dato se toma como referencia la cercanía de la fecha de contratación a tu último cumpleaños o al siguiente, tomando como edad en la póliza el que se encuentre más próximo. 

Dicho de otro modo, si en el momento de contratar tu seguro de vida tienes 34 años, 6 meses y 10 días, tu edad actuarial será de 35 años, mientras que, si tienes 34 años, 5 meses y 26 días, se establecerá en 34 años.

La principal finalidad de este concepto reside en disponer de un dato de gran importancia a la hora de fijar el riesgo que asume la aseguradora en la protección de la persona asegurada, si esta, por ejemplo, desea contratar un seguro de vida.

Lógicamente, una compañía de seguros no afrontará el mismo riesgo en la formalización de este tipo de protección para una persona que, en el momento de la contratación de su póliza, tiene 26 años que si, por establecer un supuesto, esta misma persona decidiese no contratar su seguro hasta los 53 años.

En consecuencia, la edad actuarial es un factor importante en la fijación del precio de un seguro de vida, ya que, estadísticamente, este es uno de los elementos que más incide en la probabilidad de fallecimiento.

Aunque pueda resultarte llamativo este razonamiento, debes entender que la labor de las compañías de seguros se basa en incrementar tu protección en relación al aspecto que deseas asegurar, estableciendo un precio en función del nivel de riesgo asociado a dicha protección.

Por ello, cuanto mayor es el riesgo asociado a la persona o bien asegurado, como puede ser el caso de un conductor novel o una vivienda con más de 30 años desde su construcción, el precio de la póliza será superior al ofrecido a un conductor con más de 10 años de experiencia o para una vivienda de nueva construcción.

¿Te ha resultado útil esta pregunta frecuente?