< Volver a preguntas frecuentes Vida

¿Cuántos beneficiarios puedo incluir en mi seguro de vida?

En la póliza de tu seguro de vida puedes incluir tantos beneficiarios como consideres oportuno. De hecho, siempre será conveniente que figuren, al menos, dos personas como beneficiarias, para garantizar que la percepción de la indemnización se realice conforme a tu expresa voluntad.

Al contratar tu seguro de vida, y a lo largo de su vigencia, podrás incluir todos los beneficiarios que consideres conveniente, sin ningún tipo de limitación.

De hecho, desde un punto de vista legal, es muy recomendable que siempre cuentes con un mínimo de dos personas como beneficiarias en la póliza de tu seguro de vida. De esta forma evitarás que, al disponer de un único beneficiario, este no pudiera percibir la indemnización establecida en tu contrato, debido, por ejemplo, a su fallecimiento prematuro.

No obstante, aunque esto ocurriese, puedes tener la tranquilidad de que nunca estaría en peligro el cobro de la cantidad económica por parte de tus seres queridos, ya que pasarían a considerarse como beneficiarios a tus herederos legales (cónyuge, hijos o padres).

Por último, consideramos necesario aclararte que, si decides asegurar tu vida para garantizar la tranquilidad de tus hijos menores de edad, haciéndoles constar como beneficiarios, estos no podrán percibir la indemnización pactada hasta cumplir los 18 años. En este supuesto, se crearía un fideicomiso en su beneficio, en el que además se acumularán los rendimientos obtenidos por este capital durante el periodo de latencia.

¿En qué consiste un fideicomiso?

En términos jurídicos, el término fideicomiso hace referencia a la posibilidad de que, en los términos establecidos en un testamento hereditario, el testador otorgue a una persona o entidad, denominada fideicomisaria, la administración de su patrimonio durante un periodo de tiempo concreto, en el que será transmitido a la persona o personas elegidas por el propio testador como herederos (o fiduciarios).

Uno de los fines más habituales de esta figura jurídica reside en que el patrimonio de la persona asegurada a través de un seguro de vida sea gestionado adecuadamente, y de forma responsable, hasta que este pueda ser otorgado legalmente a aquellos herederos legales que, en el momento de su fallecimiento, eran menores de edad.

¿Te ha resultado útil esta pregunta frecuente?

Cómo contratar tu seguro Caser