¿Qué puedo hacer con mi casa para ganar más dinero y complementar la pensión?

Qué hacer con mi casa para ganar más dinero y complementar la pensión

La hipoteca inversa, la venta de nuda propiedad o la venta con alquiler son fuentes de ingresos para los jubilados. Cada una de las opciones son apropiadas para diferentes necesidades.

Y es que hay algo en lo que coincidimos todos: queremos tener una vida plena en distintos sentidos: salud, economía, amor, familia, tranquilidad… Vivir bien es una aspiración universal con independencia de la edad, pero hay etapas en las que cumplir ciertos deseos se hace más difícil.

Las cuantías de las pensiones públicas en España no siempre cubren todos los gastos que tenemos en el día a día, ni nos permiten afrontar otros que, sin ser absolutamente necesarios, sí nos gustaría asumir. Desde un mayor desahogo económico en general a tener disponibilidad de dinero para ayudar a familiares, acceder a mejores cuidados de salud o simplemente disfrutar de más actividades de ocio.

Pues si dispones de una casa en propiedad, puedes tener acceso a una jubilación más desahogada sin renunciar a vivir en ella. ¿Cómo? Hay tres productos adecuados para el fin: la hipoteca inversa, la venta de la nuda propiedad y la venta con alquiler.

La hipoteca inversa

En la hipoteca inversa las condiciones son claras. Requiere ser mayor de 65 años o dependiente, y tener en propiedad un inmueble libre de cargas. Solo por ello, la entidad financiera te dará una renta, normalmente de forma mensual, que dependerá de la edad del solicitante y el cónyuge, el valor del inmueble y de la elección que se haga entre recibir el dinero por un periodo determinado o de forma vitalicia.

Al fallecimiento, los herederos deben devolver el dinero prestado y pueden hacerlo de dos formas: aceptarlo, y por tanto quedarse con la casa, o venderla para saldar la deuda contraída.

Otra cuestión a tener en cuenta es que la potencial revalorización que pudiera tener el inmueble corresponderá al cliente o los herederos.

Venta de nuda propiedad

Con este sistema se transmite la propiedad de la vivienda a un tercero (un inversor que se convierte en el nuevo dueño), pero se mantiene el derecho de uso y disfrute mientras se viva. La solicitud de este producto suele ser más habitual entre personas mayores solteras, sin hijos o herederos, ya que en el momento del fallecimiento la vivienda pasa al nuevo propietario.

Existen distintas maneras para hacerlo. La más habitual es vender la propiedad y recibir el dinero en un pago único, pero también es posible cobrar parte del capital al inicio y el resto en forma de rentas mensuales de por vida, o percibir una renta vitalicia por otra periodicidad, por ejemplo, trimestral o anual.

Venta con alquiler

En este caso, la vivienda se vende, pero el propietario puede quedarse a cambio de pagar cada mes un alquiler pactado, que podrá afrontar con el dinero percibido en la operación de venta.

Pros y contras

Desde el punto de vista de la fiscalidad, hay ventajas para todas las opciones ya que, entre otras cosas, los importes recibidos están exentos de cargas por ganancia patrimonial o, incluso en el caso de la hipoteca inversa, las rentas percibidas no tributan. También esta última opción es la única en la que se mantiene la propiedad y cuyo contrato se puede cancelar, un aspecto que hay que tener presente a la hora de elegir la fórmula que mejor se adapte a nuestras características.

En cuanto a gastos habituales, la hipoteca inversa supone seguir asumiendo cuestiones como las posibles derramas en la comunidad de vecinos, cosa que no ocurre en las otras dos fórmulas. O pagar el seguro de continente que corre a cargo del inquilino o incluso el IBI cuyo pago se puede negociar entre las partes implicadas cuando se trata de una venta de nuda propiedad o con alquiler.

Si quieres acceder a una hipoteca inversa, puedes acudir a entidades de crédito y de seguros. Mientras que para la nuda propiedad, hay que negociar con particulares o fondos de inversión, al igual que en una venta con alquiler, fórmula que también ofrecen algunas Socimis (sociedades cotizadas en Bolsa dedicadas a la explotación de actividades inmobiliarias).

Ventajas de la Hipoteca Inversa frente a la Venta Nuda Propiedad y la Venta con alquiler

1. No se pierde la propiedad.

2. Menor riesgo de pérdida patrimonial en caso de fallecimiento temprano.

3. Cabe la cancelación total y parcial.

4. La potencial revalorización inmobiliaria es para el cliente o para los herederos.

5. Los herederos heredarán parte del inmueble.

6. El proveedor es una entidad regulada.

7. El proceso de venta es más transparente.