< Volver a Móvil

Incidencia por daño accidental de móviles

Una incidencia por daño accidental de móviles comprende todos aquellos supuestos en los que se produce un incidente fortuito, involuntario e inevitable que provoca la aparición de daños que afectan al funcionamiento normal de tu dispositivo.

Se considerará que se ha producido un daño accidental de tu teléfono móvil en aquellos casos en los que, debido a su caída o a un golpe fortuito e involuntario, o al derrame de un líquido sobre el terminal, este deja de funcionar correctamente y, por tanto, es necesario proceder a su revisión, para ver si es posible su reparación.

En este sentido, tanto nuestro seguro genérico para teléfonos móviles como nuestros seguros específicos para modelos de las marcas iPhone y Samsung contemplarán su revisión y reparación, siempre que sea posible, o la entrega de una indemnización por irreparabilidad, siempre que no se dé alguna de las siguientes situaciones:

  •  Que los daños accidentales producidos en el teléfono sean exclusivamente estéticos y no afecten a su funcionamiento normal, como puede ser la aparición de un roce o un arañazo motivado por una caída fortuita, o la pérdida parcial o total de su esmaltado a causa de su contacto externo con un líquido corrosivo.
  • En aquellos casos en los que, tras la realización de una revisión técnica exhaustiva por parte de nuestros peritos, o de técnicos especialistas con vinculación profesional con nuestra compañía o con la compañía fabricante, se pueda presumir de forma fehaciente que los daños han sido ocasionados voluntariamente y de forma intencionada bajo la responsabilidad de la persona que consta como titular del seguro.

Otros aspectos de interés a tener en cuenta en relación al daño accidental de tu móvil

A pesar de que se cumplan las condiciones anteriores para que el daño producido en tu teléfono móvil sea considerado accidental, su reparación no estará incluida en ninguno de nuestros seguros para móviles, si este está relacionado con alguno de los siguientes supuestos:

  • Daños accidentales que no afectan directamente al terminal, sino a accesorios externos, como fundas, cargadores, baterías o cables de alimentación.
  • Pérdida de información o datos almacenados, ya que estos no se consideran, a efectos técnicos, directamente relacionados con el funcionamiento óptimo del terminal.
  • Daños causados por la manipulación del bien asegurado por personas no autorizadas por el fabricante, ya que en estos casos la responsabilidad recaerá sobre el titular del terminal por haber permitido dicha manipulación, perdiendo, en virtud de la legislación vigente en materia de defensa del consumidor, todos los derechos asociados a su garantía.