< Volver a Inquilinos

Fianza de alquiler

La fianza de alquiler consiste en la realización de un depósito por parte del arrendatario, equivalente al menos a una mensualidad, como garantía de su intención y compromiso de cumplir las condiciones pactadas en el contrato celebrado entre ambas partes.

La fianza de alquiler se basa en la creación de un depósito, mediante la entrega de una cantidad económica por parte del arrendatario, como garantía de cumplimiento de las cláusulas pactadas en el contrato realizado con el arrendador o propietario del inmueble.

La fianza asociada al alquiler de una vivienda viene recogida en la legislación vigente en materia de arrendamientos en nuestro país, la Ley de Arrendamientos Urbanos, donde se establece la obligatoriedad de fijar, al menos, una fianza equivalente a la cantidad económica pactada por mensualidad.

Asimismo, en el caso de que se trate del arrendamiento de un inmueble para un uso distinto al de vivienda, la fianza de alquiler se establecerá en un mínimo de dos mensualidades.

Conforme a esta normativa, esta cantidad económica deberá ser depositada en el organismo fijado para este fin en cada comunidad autónoma. En caso de que el arrendador no realice este trámite podrá ser objeto de una sanción administrativa.

¿Qué protección ofrece el seguro para inquilinos de Caser en relación a la devolución de fianzas de alquiler?

Si tienes previsto arrendar una vivienda, e incrementar tu protección con nuestro seguro de alquiler para inquilinos, dentro de las coberturas incluidas en tu póliza nos comprometemos a garantizarte la recuperación de tu fianza.

Así, una vez finalizada tu relación contractual, y en caso de que exista una negativa por parte de tu arrendador, procederemos a la reclamación amistosa de esta cantidad económica, acudiendo a la vía judicial si fuese necesario.