< Volver a Inquilinos

Arrendador

En el desarrollo de un contrato de arrendamiento, el arrendador será la parte que interviene en el mismo y que ostenta la propiedad, o representación legal, del bien objeto de alquiler.


Por tanto, es la persona o entidad que se presta a ceder el uso temporal del bien arrendado a cambio de una contraprestación económica periódica o precio.

 

En la celebración de un contrato de arrendamiento o alquiler, el arrendador es la persona o entidad que ostenta la propiedad del bien al que se refiere este acuerdo, y se presta a ceder su derecho de uso, de forma temporal, al arrendatario o inquilino.


Como es lógico, a cambio de la cesión temporal del derecho de uso del objeto de su propiedad, el arrendador recibirá del arrendatario una contraprestación económica periódica, acordada previamente entre ambas partes, como ocurre en la mensualidad asociada al alquiler de una casa.

¿Qué debes tener en cuenta como arrendador si deseas asegurar tu vivienda alquilada?

A primera vista, puedes pensar que tanto el arrendador como el arrendatario tienen unos intereses similares a la hora de tomar la decisión de asegurar la vivienda objeto del contrato de alquiler.

No obstante, aunque en cierto modo se puede presumir que ambas partes están interesadas en que la vivienda esté, y se mantenga, en perfecto estado, el punto clave sobre el que se centrará la atención de cada una de ellas puede diferir sensiblemente.

Así, al asegurar una casa, el arrendador se centrará, o debería centrarse, en aquellos elementos relacionados directamente con la estructura de la vivienda, que componen el ¿continente¿ del seguro de hogar, incrementando la protección de estos ante los posibles daños o desperfectos provocados por cualquier percance o imprevisto.

Por este motivo, te recomendamos que, en caso de que actualmente dispongas inmueble de tu propiedad cedido temporalmente en régimen de arrendamiento, o tengas previsto proceder a este acuerdo contractual próximamente, consultes todas las ventajas y beneficios que puede aportarte nuestro seguro de alquiler para propietarios.

Por el contrario, lo más normal es que el arrendatario concentre su preocupación en proteger aquellos elementos que él mismo ha aportado a la vivienda, es decir, aquellos efectos personales, enseres y objetos de valor (económico o emocional) que se encuentran en su interior, y cuya valoración se recoge dentro del apartado correspondiente al ¿contenido¿.

En este sentido, si resides en un piso de alquiler, y deseas disponer de un seguro de hogar que concentre sus coberturas, de forma específica, en la protección de tus enseres personales y objetos de valor, no dudes en informarte sobre nuestro seguro para inquilinos.