< Volver a General

Atribución de derechos

La atribución de derechos hace referencia a los derechos económicos generados por el asegurado con sus aportaciones en un plan de pensiones. ¿Y esto qué significa? ¡Te lo explicamos un poco más abajo!
La teoría nos dice que debemos pasar toda nuestra vida adulta trabajando y tributando por nuestras ganancias para que el día de mañana nos quede una pensión pública digna con la que vivir nuestra vejez. Sin embargo, cada día parece más claro que el sistema actual español nos aboca a una etapa de jubilación en la que dicha pensión brillará por su ausencia o, cuanto menos, por su austeridad.

Esto es lo que ha hecho prácticamente indispensable contratar un plan de pensiones si no queremos pasar la vida pensando en qué será de nosotros cuando lleguemos al final de nuestra vida laboral. Y eso si somos asalariados, porque los trabajadores por cuenta propia de nuestro país ya sabían hace años cómo iba esto. ¿Y qué pinta la atribución de derechos en todo esto? ¡Lo vais a entender ahora mismo!

Se llama atribución de derechos, como hemos dicho al principio, a los derechos económicos de los que disfruta la persona que decide contratar un plan de pensiones. Estos van en función de la aportación que el sujeto haya ido haciendo a lo largo de los años. Y ahora la traducción: la atribución de derechos es la prestación económica que recibiremos en el futuro, cuando decidamos jubilarnos, por parte de nuestra aseguradora.

Esta puede llegar en forma de renta, de capital o en forma mixta, ¡en función de cómo lo acordásemos en su día!

¿Cómo conseguir una buena atribución de derechos?

Debemos entender un plan de pensiones como una hucha que no debemos romper hasta que no lleguemos a la jubilación a no ser que nos enfrentemos a una necesidad extrema. De este modo, cuanto antes empecemos a meter dinero y más constantes seamos, más nos encontraremos el día que de verdad lo necesitemos, que será cuando dejemos de trabajar para empezar a disfrutar de nuestra jubilación.

Así, si queremos disfrutar de una sustancial atribución de derechos, la mejor forma de hacerlo será empezando a meter dinero en la hucha mucho antes de lo que pensamos. Hay quien se preocupa de iniciar su plan de pensiones pasados los 50, ¡pero deberíamos empezar casi dos décadas antes! Los 30 son un gran momento para empezar a pensar en nuestra jubilación. Aunque solo ingresemos 30 euros al mes, ¿os imagináis cuánto supone dicha cantidad mensualmente durante 20 años? Si llegados a los 50 queremos aumentarla, mejor que mejor, ¡mayor será la atribución de derechos que hayamos acumulado!

TÉRMINOS RELACIONADOS