< Volver a General

Anulación de póliza

La anulación de una póliza hace referencia a la finalización prematura de la protección asociada a la validez de un seguro, con antelación al periodo de vigencia pactado inicialmente, debido a la detección de errores asociados a su forma o a la propia filosofía del acuerdo que justifican la presunción de que este no debió llevarse a cabo desde un primer momento.

En este sentido, si bien suele emplearse este término de forma coloquial para referirse a la finalización anticipada de un contrato por cualquier causa, en un sentido estricto sería más correcto hablar de rescisión de la póliza o contrato de seguro, ya que el término anulación en derecho se refiere a que un acuerdo entre dos partes se considera nulo desde su origen, es decir, contemplando que nunca existió o debió existir.

Así, a modo de ejemplo, la anulación de un contrato de seguro se refiere a aquellos supuestos en los que se llevó a cabo la contratación de un seguro dirigido a la protección de un bien que no existe o conforme a unas características del bien o un perfil de la persona asegurada que no se ajustan, en modo alguno, a la realidad, siendo este aspecto conocido previamente por una de las partes, habitualmente el asegurado.

Si bien se trata de un supuesto menos habitual, también se pueden identificar causas motivadoras para la anulación de un contrato de seguro por parte de la compañía aseguradora a petición del titular de seguro o sus representantes o tutores legales, como en el caso de que se formalice una protección aún a sabiendas de que esta se realizó bajo las indicaciones de una persona incapacitada legalmente o con una capacidad limitada de obrar.

 

TÉRMINOS RELACIONADOS