¿Influye la Comunidad Autónoma a la hora de desarrollar un Plan de Pensiones de Empleo?

06 septiembre 2021. Ahorro y futuro

Varían, según la zona, las razones por las que las pymes y las microempresas contratan los Planes de Pensiones de Empleo

Cómo influye la comunidad autónoma en la contratación de planes de pensiones de empleo

Parece que según la zona de España varían las razones por las que las pymes y las microempresas contratan los Planes de Pensiones de Empleo a favor de sus trabajadores.

Son datos que revela el último estudio llevado a cabo por el Observatorio de pensiones Caser: Planes de Pensiones de Empleo: ¿Cómo son percibidos por Pymes y Microempresas en España?

Así, para las empresas radicadas en Cataluña los principales motivos para ello son la necesidad de “pensar en el futuro” y “ahorrar a la fuerza”. Por su parte, las establecidas en Andalucía señalan que lo hacen para “incentivar, motivar y fidelizar a sus empleados, así como por fidelización bancaria”, más en la línea de los esgrimidos en el conjunto de España.

Estos argumentos tienen su reflejo en la explicación que sobre su grado de satisfacción con los mismos dan los empleados, muy alto en ambas comunidades, así como en toda España (4 puntos sobre un total de 5).

Mientras que para los catalanes supone “una buena forma de ahorrar sin darse cuenta”, para los andaluces “es una prima por el trabajo desempeñado”. A esta última explicación, en el conjunto de España se añade que es “un complemento a la nómina muy interesante” y “que pronto se van a jubilar”.

Estas aportaciones al Plan forman parte del salario emocional tan importante en nuestra sociedad actual y, sin duda, son un elemento adicional a las cualidades de la compañía para atraer al mejor talento. Con ello, la compañía confirma su apuesta por el empleado, no solo en su faceta actual sino en procurar su bienestar futuro. En la actualidad, la competitividad empresarial reside mayoritariamente en su saber hacer y, por tanto, en su equipo humano.

Sin embargo, a diferencia de las razones argumentadas en todo el país, ni las empresas catalanas ni las andaluzas destacan los beneficios fiscales que aporta su contratación tanto para la empresa como para el empleado.

Y es que las aportaciones al Plan de Pensiones de Empleo que realiza la compañía en beneficio del trabajador se consideran un gasto deducible en el Impuesto de Sociedades. A diferencia de un incremento en la nómina, en el Impuesto sobre la Renta (IRPF) del empleado tienen un efecto neutro. Por un lado se trata de un aumento de su salario y, por tanto, aumenta su tributación ya que se tratan como un rendimiento en especie y, por otro lado, como están destinadas a un plan de pensiones, reducen directamente su base imponible, como si de un plan de pensiones individual se tratase. Por ello, en su declaración de la renta, el trabajador podrá reducirse la menor de estas cantidades el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos de forma individual durante el ejercicio, o bien, 10.000€ anuales, de los cuales la aportación del trabajador no podrá superar los 2.000€ (en conjunto con su aportación a planes de pensiones individuales) y el resto deberán haber sido ingresados por la compañía.

Ante esto, cabe pensar que queda mucho por hacer en materia de comunicación para ampliar el grado de conocimiento de la sociedad en general acerca de este tipo de instrumentos de ahorro para la jubilación, así como para tomar conciencia e ir preparando con tiempo una fuente de recursos que nos permita vivirla con la máxima plenitud.