¿Cómo implantar un Plan de pensiones de empleo en una empresa?

06 julio 2021. Ahorro y futuro

Tras los recientes cambios normativos realizados en los límites de aportaciones a planes de pensiones, los planes de pensiones de empleo (PPE) son los grandes beneficiados.

Cómo implantar un plan de pensiones en una empresa

En España, un 8% de las empresas de menos de 50 empleados que actualmente no tienen contratado algún producto/servicio de ahorro para la jubilación de sus empleados se lo ha planteado en algún momento.

Son datos que se desprenden de las conclusiones del último estudio llevado a cabo por el Observatorio de pensiones Caser Planes de Pensiones de Empleo: Planes de Pensiones de Empleo: ¿Cómo son percibidos por Pymes y Microempresas en España? para conocer la percepción que tienen de los mismos las empresas españolas de menos de 50 empleados, así como su grado de implantación en dicho segmento tan representativo de nuestro tejido productivo.

A continuación, detallamos el procedimiento que debe seguir una empresa para implantar un PPE como fórmula para incentivar, motivar y fidelizar a sus empleados, velando por su presente y futuro, así como beneficiarse ambas partes (trabajador y empresa) de sus ventajas y los incentivos fiscales que aporta un instrumento que, sin duda, fortalece el vínculo entre empresa y trabajador.

Para ello, tras la decisión de constituir el PPE, deberá:

  • crear la Comisión de Control del Plan (CCP), integrada de forma paritaria por representantes tanto de los trabajadores como de la empresa.
  • seleccionar la entidad gestora y elegir el plan de pensiones al que quiere adherirse.
  • aprobar a través de la Comisión de Control del Plan:
    • su propia constitución con los respectivos nombramientos de representantes.
    • el nombre del plan de pensiones y las comisiones aplicables (de gestión y de depósito).
    • el reglamento del plan de pensiones en el cual se deben determinar varios aspectos potestativos: si las aportaciones serán contributivas (deberán aportar empleados y empresa) o no contributivas (empresa siempre aporta sin estar obligado a que lo haga el empleado),  además de la política de inversión y la supervisión de su cumplimiento.
  • remitir toda la documentación a la entidad gestora, que será la encargada de revisar dicha documentación y presentarla a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), dependiente de la Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, adscrita al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.
  • inclusión del plan en el fondo de pensiones seleccionado.

A partir de este momento, ya pueden realizarse con toda flexibilidad las aportaciones al PPE tanto las empresariales en favor de sus empleados como las voluntarias de estos. No se ha fijado una cantidad mínima, pero sí un límite conjunto máximo de aportación. Para 2021, este límite es de 10.000€, de los cuales la aportación del trabajador no puede superar los 2.000€.

Si originalmente, los planes de pensiones de empleo fueron concebidos como complemento de la jubilación del partícipe, estos instrumentos prevén además otras situaciones tales como fallecimiento, incapacidad, dependencia, enfermedad grave o desempleo.